Ir al contenido principal

EUFEMISMOS SEVEROS

Julipa Duero Portal es negro y le han diagnosticado un eufemismo severo. Lo tiene desde que nació, pero no lo ha desarrollado hasta entrados los veintimuchos. Cuando era pequeño hacía las cosas por su nombre, comía avispas en vez de mocos y comía avispas, no eran travesuras de niños, no, comía avispas... La adolescencia estuvo marcada por la bragueta bajada. Lo llaman hombros de cartero... pues no hacía falta crear un término para él, porque lo que le ocurría era simple: se le bajaba la bragueta espontáneamente incluso con pantalones de botones.

Sus compañeros de clase apelaron a la creatividad y le pusieron su primer "nick": el bragueta.

Y ahora, con veintitantos el eufemismo severo le está machacando, porque ya nada lleva nombre propio. Julipa Duero Portal se había acostumbrado a escuchar la verdad de un modo desagradable; vamos, al cinismo. Y ahora todo está revestido de buenas palabras. De hecho, ya no le llaman el negro, sino el afro. Ha dejado de ser un obrero maricón en paro, para concertirse en un trabajador gay de la construcción en un periodo difícil. Julipa lo lleva mal, pero prefiere ir de mal en peor, que pensar en daños colaterales.

Salud!

*Sí, es una foto en negro.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Al principio pensé que eufemismo severo era un emperador romano. Luego ya me di cuenta que no y ahora ya se lo que es: no hay tratamiento, ni de Ud. ni de tu. Es intratable, irritante, engreido, jactancioso. No tiene cura, como yo, que he apostatado a tiempo. No pertenezco a esa secta regida por esos señores con faldas y gorritos puntiagudos (ver portada del PAÍS de hoy domingo, el día del señor)
Firmado: Juliano
CYBRGHOST ha dicho que…
¿Porque no le dejarán ser lo que quiera? ¿No hay tratamiento para el eufemismo severo? Porque creo que no solo lo padece el si no que va para pandemia
Anónimo ha dicho que…
Tus historias no son sólo inspiradas, está claro que también son inspiradoras (qué maravilla el comentario de Juliano). Siempre me encuentro con recovecos por los que nunca antes había pasado.

Anónima en periodo difícil
La Zapateta ha dicho que…
Mucho Anónimo en este post... Anónimo significa sin nombre, pero como esto va de eufemismos, podríais llamaros timidillos-as, perezosos-as. Por cierto, desearía que las anónimas no se camuflasen bajo anónimos, y así por lo menos dejar ver su "seso" como decía mi profesor de bilogía al explicarnos los diversos aparatos reproductivos. Otro apunte: mi hija un día me llamo persona oscura, ante el asombro de mi marido y el mío propio. Nos dimos cuenta al rato de que me estaba gastando una broma, ya que en su cole - San Eufemio Perraco - parece que a los negros les llaman oscuros...
Gordi ha dicho que…
Si está en paro... a lo mejor podría ganarse la vida como intérprete en ruedas de prensa. Más de uno agradeceríamos traducción simultánea eufemismosevero/castellano. Eres grande, ¿sabes?

Entradas populares de este blog

Un cruce figurado

Bloqueado, sin respuestas ni preguntas, con vista cansada y voz sin fuerza, como un fundido a negro (como se diría en modo audiovisual) y sin opción de empezar de cero en otra pantalla. Más o menos es el atuendo emocional con el que esa mañana se levantó Alexander. Y eso que el día anterior había sido de esos que enriquecen y dejan recursos para una larga temporada. Por ejemplo había vendido su última novela (El crimen y la gestión aparte) a su editora; la película de North, su mujer, titulada Sabias con más de un tema, estaba triunfando entre crítica y taquilla; la gotera del salón se había convertido en agua pasada; y por fin había llegado la lámpara alemana de los años 30 que compró a una "retroanticuaria" virtual. Pero la mente manda, con sus normas y tiempos.

North había salido temprano a una rueda de prensa y él tenía que terminar un artículo sobre ironía de la vida. Así que asumido el bloqueo bajó al Nitty a desayunar. En el fondo de un charco se encontró …

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…