LA TABERNA LITERAL

Si entras en la Taberna Literal lo primero que te llama la atención es la carta, escrita a golpe de tiza sobre negro pizarra. Un elenco de buenos productos a base de: "El tiempo que quieras", "La justicia por su mano", "En serio", "Menos en serio", "Con calma", "Como suena", "De contacto", "Pan y moja", "Despacio", "La dirección equivocada", "La dirección correcta", "El mejor camino", "Una decisión"...

Mi amigo Mati Dospuertas Perdido y yo entramos por primera vez. Nos la había recomendado Paquete el tuerto, un vecino ido que controla mucho de restaurantes y garitos... diferentes. Salíamos de currar, ambos estábamos con las reservas al límite y a falta de un psicoanalista que nos aguantara la conversación, Mati y yo decidimos beber y compartir catarsis de fin de temporada.

Esta taberna tiene un algo terapéutico... Antes de pedir ya habíamos tomado "Algunas decisiones". Entonces, con gesto conciliador (y no menos redentor), nos atendió Sigfrido Tomavistas, el camarero.

¿Qué va a ser? Nos preguntó... y cuando llegó mi turno, dudé. Pero al final decidí tomármelo "Todo menos a pecho". Mi amigo Mati, sin embargo se decantó por no tomarse a sí mismo "Tan en serio". Brindamos, tomamos y acabamos riéndonos de la gilipollez propia y ajena. Es lo que hay.

Salud!

*El óleo: En la taberna (1965), de José Bardasano.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Claro, ahora entiendo esas desconcertantes cañas y tapas de ayer... Primero tomé la dirección equivocada y más tarde dos cosas al pie de la letra.
Juana ha dicho que…
El mejor camino es la risa, total ....... es lo que hay.
copifate ha dicho que…
Toma "Jeroma quesonpalatós": Va bien para volar veletas, reconocer vientos y reproducir notas afinadas. Por cierto, ahora que aún estamos a tiempo de "tomar" decisiones: La gente educada no habla de fútbol.
La Zapateta ha dicho que…
Es genial. Parece mentira que el ingenio pueda ir a sitios tan variados y con tanta frecuencia. ¡Toma post!

Entradas populares de este blog

Entrada nueva

En blanco, arriba el telón

LO OPUESTO A ESBELTEZ, HIJA