Ir al contenido principal

LOS ADOQUINES DEL 3º ESTADO

Esta mañana me he quedado mirando al suelo más rato de lo normal. Para que os hagáis una idea, el tiempo normal que emplea un ser humano en mirar al suelo es de 20 segundos por cada sesión; al día solemos usar unas 20 sesiones -aunque no lo creáis-, lo que equivale a unos 6 minutos diarios o 36 horas al año. ¿Es mucho, es poco? No lo sé, pero yo me pasé de los 20 segundos y concentré tres sesiones en una y las pupilas comenzaron a dilatarse.

Estaba de pie, inmóvil, con cara de nada mientras me preguntaba por todo. Unos seres muy pequeños, con distintos gestos, emergían del subsuelo hacia el exterior a través de las juntas entre adoquines. Se quedaban mirándome fijamente mientras me tendían la mano. Uno de ellos, el portavoz (Juan Soberbio Chedar), quería convencerme de la conveniencia de ir con ellos a la "3ª Fase", que se está "agustico", insistía.

Cuando desaparecieron los pequeños, en su lugar se plantaron ante mis narices cuatro payasos -también menudos- de felpa con los rasgos faciales de Esperanza Aguirre. Estos hablaban a la vez, se pisaban, a duras penas podía entenderles... Pero logré descifrar el mensaje: ¡Yo soy aquel, que se dobla pero siempre sigue en pie, yo soy aquel - Bis! Se esfumaron también. No vino nadie a relevarles. Pero noté una mano sobre mi hombro. Una enfermera apurada y jadeante estaba contenta de verme. Menos mal que te encuentro Fabio, menos mál. Por qué. Porque te has tomado la pastilla equivocada.

No sé qué tipo de sustancia me administró en lugar de mi Iromicina complex de siempre, pero obviamente llevaba algo de ácido lisérgico. Lo curioso es que Juan Soberbio Chedar me suena de algo, pero no termino de situarlo. En fin... La enfermera me agarró de la mano y me llevó a la 3ª fase, como se conoce popularmente la 3ª planta de la Clínica Nuestra Señora de Agustico. Una vez allí me dio un vaso con un líquido que me devolvió a los 20 segundos ortodoxos. Me gusta mirar al suelo.

Salud!

Comentarios

Juana ha dicho que…
A mi también me gusta mirar al suelo ....
Daniel Seseña ha dicho que…
Juana, tengo que añadir y añado, que este post lo escribí cuando pasé la barrera de los 30 seg situado en la inopia. Es lo que tiene el aroma a desconexión próxima.
CYBRGHOST ha dicho que…
Pobre Fabio, ni siquiera preguntó en la Farmacia e igualmente le dieron Pastillas Para No Soñar
Fabio ha dicho que…
Curiosamente, el farmacéutico tenía un aire muy muy airado a Sabina. ;)

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

El recorte tendido

Cuando Carlos se levantó todo estaba en su sitio, menos él, que se sentía de vuelta y media. Echó de menos el recorte de periódico que la noche anterior había tendido en la cuerda de las historias pendientes; junto a la ropa que no usa pero lava. Con el ritual del desayuno tuvo que combinar tostadas con hipótesis. La primera consistía en cuestionar la existencia del recorte, ¿habría sido parte de un sueño? La segunda, en desestimar la primera duda, ya que recordó que había escrito una nota en su móvil que aludía a la historia recortada. Tercera, pensó que se había levantado de madrugada y en un acto surrealista se la había ocultado a sí mismo. Y en la cuarta se preguntaba, si se lo había ocultado, ¿por qué lo había hecho?

Concluido el ritual y el desayuno, la respuesta llegó de forma natural. Sentado en el inodoro observó la posible escena delante de él. Se veía a sí mismo levantado de madrugada. Leía la historia del recorte entre la consciencia y el sueño. Su cara reflejaba dolor, rab…