Ir al contenido principal

QUIASMO AVISA: ¡GILIPOLLAS!

Mi amigo Rodrigo Quiasmo acaba de volver de Japón y me ha traido un detector de gilipollas muy fácil de usar: lo conectas (pinchas en "on") y en un radio de 20 metros no se escapa ni uno... porque siempre hay alguno, no nos engañemos. Cuando hice la primera prueba, en un café con unas 15 personas alrededor, no sonó el "chivato" y ya me vi devolviendo en nipón el gadget a su fábrica...

...Pero insistí, entonces lo orienté hacia unos y otros (también funciona así, focalizando). Y nada, al final opté por apuntarme a mí. De hecho, esa mañana me había levantado diciéndome lo gilipollas que soy... Acerté. El aparatito se puso a pitar como un poseso... E incluso oí a alguien que mascullaba: ¡qué hace el gilipollas ese!

En las instrucciones venía un apartado en el que explicaba: "Siempre hay alguna ocasión en la que todos somos gilipollas". Que al igual que el alcoholímetro personal te avisa de cómo estás en ese momento, "este detector contribuye a la autorregulación". Esta mañana, por ejemplo, no me ha pitado.

La pregunta. ¿Por qué Rodrigo me regala este juguete? La respuesta está en su apellido Quiasmo... Así que pensé: Cuando trato de hacerme el tonto no lo logro y a veces sin querer me convierto en un solemne capullo.

PD.: Soy de los pocos que tienen este aparato, toda la atención está puesta en la Gripe A. ¿Y ahora qué: aviso uno por uno de que son gilipollas o esperamos a que se den cuenta y tomen sus propias medidas?

Comentarios

Juana ha dicho que…
Pues no se yo jajajaja entre el miedo y la gilipollez, andamos así así ........ y me incluyo, por supuesto.
CYBRGHOST ha dicho que…
Si es un gilipollas crónico no merece la pena andar avisando, porque te dirá que eres tú el gilipollas. Por otro lado cuidado donde llevas el aparatito o podría volverse loco a pitar, porque hay veces que te puedes encontrar completamenre rodeado de gilipollas, y si permaneces ahí, uno mismo acaba pitando también.
Anónimo ha dicho que…
Vaya! te lo cambio por mi GENERADOR DE DUDAS de bolsillo; a mi me lo trajeron de un viaje de novios Juanjo Duda Plana y Araceli Remota EStupidez.
No se si los conoes ya, se que andan buscando tu blog, pero la duda les asalta en cada esquina quitandoles la poca calderilla de certeza que les queda, y ahora deben andar despistaos...es era un poco gilipollas...tal vez lo detectes en cualquier momento...avisame!.
Un saludo
Me encanta tu blog, enhorabuena, eres un genio
La Zapateta ha dicho que…
Mientras leo el post se me ha puesto a pitar la foto. He tenido que quitar el volumen del ordenador, pues hago que trabajo mientras leo y no quería llamar la atención. Sin embargo, con todo esto me he sentido gilipollas, que a lo mejor lo soy, pero, ¿cómo es sentirse gilipollas cuando uno ya lo es? La respuesta es Más Aún. Bravo, de nuevo, por esa inyección de genialidad cotidiana.
Anónimo ha dicho que…
Se autorregula usted muy bien. Jejeje. muy original, me he reido mucho. ese aparato es demasiada responsabilidad: destruyelo. Un saludo.
Anónimo ha dicho que…
muy bueno el gilipollómetro ese, aunque espero que distinga entre ser y estar gilipollas, que eso de que señale a uno mismo no me gusta nada. isa

P.D: ¿para cuándo el pesadómetro?
copifate ha dicho que…
¿Sirve también para detectar poyabobas?
Dirty Clothes producciones ha dicho que…
¿Dónde se puede conseguir ese chisme? Mejor no avises a nadie, si son gilipollas lo único que harás será meterte en problemas...

Pasaba por aqui desde el concurso 20blogs... un saludo¡¡¡
Deprisa ha dicho que…
Este aparato va triunfar, ya verás. Seguro que lo incluyen en la siguiente generación de iphone xDDDD

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza.

El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- el co…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…