Ir al contenido principal

¿Y TÚ QUÉ PINTAS? NO LO ENTIENDO

El otro día estuve cenando con Darío Josakos y María Malota. Reservaron en un italiano, especializado en pasta fresca, pero no sé cómo terminamos en un castellano comiendo entrecots. Buenísimos, todo hay que decirlo. Por cierto, ya recuperé mi pieza 36 tras el incidente con el chuletón y pude disfrutar de este nuevo pedazo de carne roja. Hacía mucho que no nos veíamos y mientras Bladimir (el camarero ruso) nos enfriaba la botella de tinto, íbamos calentando los recuerdos para pasar una agradable velada... Que nunca se sabe, cuando uno ha mutado en freak, es capaz de amargar al más pintado y la cena que mejor pinta. Pero creo que no fue el caso.

Están cerca de dar a luz a un pequeño vástago, llamado así: Vástago, compuesto por Josakos Malota. Expectantes, felices... se les nota a la legua. Y con permiso de Bladimir, más solo que la una en un garito para 20 personas, disfrutamos de cada brindis. Pero en un momento dado, Darío (recién incorporado a este blog como comentarista), me reconoció que no entendía casi nada de lo que escribo... Me hizo gracia, porque me lo soltó como si estuviera mosqueado. Y me hace gracia porque no sé qué es lo que hay que entender... El caso es que días antes me dejó este comentario en el post titulado COMO UN CÓDIGO DE BARRAS AÑEJO:
Creo que o mucho me equivoco, o el paso del tiempo nos persigue y se manifiesta de tantas maneras como minutos tenemos en nuestra memoria, por suerte y aunque parezca lo contrario a nuestro favor. Y es que el miedo, más que el tiempo ¿a quién piesa encadenar? Después de todo unas picotas frequitas es tiempo suficiente para concluir cualquier reflexión.
¿Qué es lo que no has entendido? Pero si tú mismo completas el post, majete. Josakos es pintor (aunque él no lo sabe). Pinta mucho, más en la vida que sobre el lienzo -todo hay que decirlo-, y pinta mucho como amigo y ahora más aún, como pintor de un mural llamado "Padre en potencia". Un día (en mi treinta y pico cumpleaños) me regaló un cuadro en tono amarillo que retrataba una calle y un pequeño gorrión (a lo Zóbel).

No me gustó nada, pero tenía algo especial. Estuvo apoyado en la pared año y medio... sin derecho a cuelgue. Cuando cumplí treinta y pico me levanté y me enamoré del cuadro (aunque ya lo estaba), ¿lo entendí? Es posible... O no, pero ahí está. En mi casa y en mi cabeza para siempre. Y María Malota, aunque no he hablado mucho de ella, pinta más de lo que parece en esta historia, pero ésta es... otra historia.

Con el XX brindis nos comprometimos a vernos más este año (tras las vacaciones).

Salud!

PD.: No entiendo este post. Va en serio, explicádmelo, por favor.

Comentarios

Juana ha dicho que…
Pues yo he de decir que casi nuca entiendo nada de lo que escribimos aquí, ni siquiera de lo que yo misma escribo, pero ....... hay tantas cosas que no entiendo y que me gustan con "locura" ...... me quede aquí "enganchada" ... no se porqué, me gusta ...... como el sonido del mar.
CYBRGHOST ha dicho que…
Entender el periodismo ficción es como la tónica, lo hemos probado poco. Yo ya dije una vez que la mitad de las veces me gustaba pero no entendía nada. Con el tiempo alguno lo pillo y a veces hasta comento. Este a parte de una exaltación de la amistad que incluso pudiera estar basado en hechos reales deja entrever también una reflexión sobre cambio de gustos, sin explicación aparente (léase con tono Félix Rodríguez de la Fuente). Pero no hay que despreciar la posibilidad de que como tantas otras veces, no me haya enterado de nada.
Anónimo ha dicho que…
No te calientes la cabeza, a mi me parece que tú te has dado la explicación del post en el propio título, o sea, antes de empezar;eso sí, el contenido es algo diferente: reminiscencias parecen.
No puedo votar pero, insisto, aquí nos tienes a tus votantes, actuales y potenciales.
Un abrazo
ladefilo
Anónimo ha dicho que…
Llego un poco tarde, pero quiero dejar mi comentario: algo tiene este rincón especial. Lo que escriben Daniel Seseña y Carabeo no es fácil de escribir, de concebir, y además todos los días! Yo creo que Josakos no debía estar mosqueado con Carabeo porque no entendía, un pintor sabe de eso. El mosqueo sería con él mismo. Digo yo, eh?
Anónimo ha dicho que…
Sabeís como se llama al estado en que al mar le suena su oleaje :ONDISONANTE.
Hay palabras para casi todo. Y cuando algo no se puede expresar es INEFABLE (sin palabras)
(Esto es para Juana)
Juana ha dicho que…
Palabras, palabras, palabras ...... jajajaja Gracias.

Entradas populares de este blog

Un cruce figurado

Bloqueado, sin respuestas ni preguntas, con vista cansada y voz sin fuerza, como un fundido a negro (como se diría en modo audiovisual) y sin opción de empezar de cero en otra pantalla. Más o menos es el atuendo emocional con el que esa mañana se levantó Alexander. Y eso que el día anterior había sido de esos que enriquecen y dejan recursos para una larga temporada. Por ejemplo había vendido su última novela (El crimen y la gestión aparte) a su editora; la película de North, su mujer, titulada Sabias con más de un tema, estaba triunfando entre crítica y taquilla; la gotera del salón se había convertido en agua pasada; y por fin había llegado la lámpara alemana de los años 30 que compró a una "retroanticuaria" virtual. Pero la mente manda, con sus normas y tiempos.

North había salido temprano a una rueda de prensa y él tenía que terminar un artículo sobre ironía de la vida. Así que asumido el bloqueo bajó al Nitty a desayunar. En el fondo de un charco se encontró …

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Sin estridencias

En mitad de la carretera, a pie de asfalto... Ya no pincha, ni mucho menos corta. Pero toma postura y digiere la curva peligrosa.