Ir al contenido principal

ARBITRARIO VERANO

Me he despertado en mitad de la noche por este frío calor de agosto y al cántico futbolero de: "¡Árbitro valiente, valiente hijo de puta... Bis"! No sé que estaba soñando, lo he borrado, pero me temo que mi vida se jugaba en la cancha verde -creo recordar que de césped artificial- ante la atenta y ajena mirada de 80.000 personas. ¡Qué delirio! Insisto, no recuerdo nada, pero me huele que en aquel rectángulo de juego estaba solo... más la sombra muy oscura de un árbitro valiente.

Se acabó lo que se daba... huele a septiembre y a año nuevo por tanto. Por cierto, noto cierta ausencia de mala hostia. ¿Qué me pasa doctor? ¿Dónde están mis personajes? ¿Es que acaso la desconexión, la relajación, el llenar la retina con nuevos paisajes y el estómago de sidra está contraindicado con la existencia de Casimiros y dudosos Martínez y/o Donantes Gas... No puede ser!! Menos mal que los post de Medoblotravez y el Inventario, entre otros, me recuerdan la mar de reflexiones que hay que compartir.

Salud!

PD.: Menudo cabrón el árbitro, en el segundo sueño antes del amanecer, me ha sacado tarjeta roja. ¡Valiente hijo de puta! ¡Y sin explicaciones ni nada!

Comentarios

copifate ha dicho que…
Aprovechando este olor a Septiembre he buscado este blog y lo he encontrado con aromas de relajantes vacaciones y a sanas desconexiones y si me doy prisa puedo darme el gusto de ser el primer comentario de la temporada.
Bienvenido Daniel al vértigo de la septembrada en donde puedes elevar con tus entradas el ya alto nivel de tu periodismo de la ficción. ¡Bienvenido!
Silvia MV. ha dicho que…
Bienvenido al nuevo curso Dani.
CYBRGHOST ha dicho que…
La tarjeta roja es porque te escuchó lo de la ausencia de mala hostia. Es el tratamiento inicial, los madrugones y el curro completan el tratamiento.
No se si decir que me alegro d etu vuelta, porque es un poco cabrón alegrarse de que se te acaben las vacaciones :-)

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

El recorte tendido

Cuando Carlos se levantó todo estaba en su sitio, menos él, que se sentía de vuelta y media. Echó de menos el recorte de periódico que la noche anterior había tendido en la cuerda de las historias pendientes; junto a la ropa que no usa pero lava. Con el ritual del desayuno tuvo que combinar tostadas con hipótesis. La primera consistía en cuestionar la existencia del recorte, ¿habría sido parte de un sueño? La segunda, en desestimar la primera duda, ya que recordó que había escrito una nota en su móvil que aludía a la historia recortada. Tercera, pensó que se había levantado de madrugada y en un acto surrealista se la había ocultado a sí mismo. Y en la cuarta se preguntaba, si se lo había ocultado, ¿por qué lo había hecho?

Concluido el ritual y el desayuno, la respuesta llegó de forma natural. Sentado en el inodoro observó la posible escena delante de él. Se veía a sí mismo levantado de madrugada. Leía la historia del recorte entre la consciencia y el sueño. Su cara reflejaba dolor, rab…