Ir al contenido principal

CA'PACHA, LA PUERTA FUERA DE CARTA

Antes de meterme de lleno en una nueva temporada de delirios y personajes de aquí y allá, quiero compartir algo bueno con todos. Se trata de una casa rural en la que he pasado días muy felices. Aunque ya lo hice tras ese extraño viaje a León, reconozco que me resulta difícil escribir sobre algo tan tangible, real y tan personal; de un verdadero elogio al buen gusto y a la 'comodidad' (entiendo que estar en una aldea de 6 casas en plena frondosidad asturiana no tiene por qué resultar cómodo a todo el mundo).

Entonces, ante estos casos, a uno le suele salir el egoísmo para evitar que un vergel semejante no sea descubierto más que por unos pocos... y ante la pregunta de ¿qué tal tus vacaciones? prefiero responder con un mentiroso: "mal, mal tiempo, pésimos sitios...". Vamos, esa forma clásica de desanimar al personal a invadir tu pequeño descubrimiento.

Merece la pena hacer una excepción, concluyo. Se llama Ca'Pacha y son una serie de apartamentos RURALES situados en Allence, a unos 6 Km de Pravia (Asturias). La finca es una casona entrañable y 'guapísima' (como dirían allí) que resurgió de sus cenizas gracias al empeño de Irene y Nacho, los autores de esta obra de arte. Dos personas -como el lugar- encantadoras, y que... encantados te abren una puerta 'fuera de carta'. En una conversación nos regalaron un itinerario paisajístico y gastronómico más allá de lo rutas habituales. El resultado: Acierto + acierto = a 5 días inolvidables.

Inpresionante frondosidad, aroma a leña, a montaña, a hierbabuena (crece salvaje al pie de los estrechos caminos de arena)... Sí, también a 'vaques' y a mar (playas paradisiacas a pocos kilómetros, como la del Silencio); lugares llenos de sabores auténticos, como los que se pueden degustar al ritmo de la sidra en Casa Vila (tienda de alimentación y taberna en pleno corazón de Pravia)... La sidra, por supuesto, escanciada por el mismísimo señor Vila, un tipo con el que merece la pena charlar mientras te tomas sus tortos y cachopos, o su sencilla ensalada (que pasa de ser el típico plato de transición a un plato en sí mismo, donde cada ingrediente -sobre todo el tomate- es protagonista y brilla por su intenso sabor).

Más cosas: Oviedo a 40 kilómetros, Gijón lo mismo... Cudillero, Soto del Barco (Sotú Barcul), El Nalón y el Narcea, Somado (Somao)... o el mismo Pravia, que posee un encanto de cine. A mí, personalmente me recuerda a Lisboa, por su luz, sus balconadas de madera y cristal, por esas casas de principios del S.XVIII como las de los Canónigos y cómo no ese aire a elegante decadencia. Y por todo lo subjetivo que a uno se le ocurra.

Ha sido un pequeño e intensísimo viaje fruto del azar internetero... es decir, cerrado a última hora -al más puro estilo procrastinador-. Un lugar que recomiendo a todo aquel que quiera darse un baño de tranquilidad, buen gusto, amor por la gastronomía y con necesidad de llenar la retina con otros colores. En una palabra: Ca´Pacha.

Otros restaurantes imprescindibles:

El patio de Balbona (Pravia)
El Pescador (El Pito, a 2 Km de Cudillero)
Tierra Astur (Oviedo)
La Pomarada (Oviedo)

Salud!

PD.: En la web está el contacto y toda la información.

Comentarios

La Zapateta ha dicho que…
Esto no es periodismo ficción!!!!
Sin embargo, entiendo que hayas roto tu tradicional estilo "Casimiresco" para alabar lo que no es sólo pueblo, paisaje, sabor, olor, sino un momento de TU vida, plena de sensaciones, plena (dicho con acento asturiano).
Se te permite.
capitán garfio ha dicho que…
Madre mía,me has dado en el blanco del ojo,Asturias es mi comunidad favorita,para ir de vacaciones,la de mi mujer es galicia.
Hemos estado tres veces,pero esta parte no la conocemos,ahora la conoceremos te lo juro por "snoopy"
Me encanta esa tierra....
Un saludo
CYBRGHOST ha dicho que…
Ando como loco buscando la tarjeta que me dio mi casera y su padre de unas casas rurales perdidas por ahí en medio de Asturias, 6, a medio camino entre Gijón y Oviedo... Como sean las mismas ya iba a ser casualidad y pequeño el mundo!!
capitán garfio ha dicho que…
Gracias por toda la información,me ha gustado mucho....
Daniel Seseña ha dicho que…
De momento es lo más parecido que he encontrado a Cicelly. Salud y gracias por los comentarios.

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

Un cruce figurado

Bloqueado, sin respuestas ni preguntas, con vista cansada y voz sin fuerza, como un fundido a negro (como se diría en modo audiovisual) y sin opción de empezar de cero en otra pantalla. Más o menos es el atuendo emocional con el que esa mañana se levantó Alexander. Y eso que el día anterior había sido de esos que enriquecen y dejan recursos para una larga temporada. Por ejemplo había vendido su última novela (El crimen y la gestión aparte) a su editora; la película de North, su mujer, titulada Sabias con más de un tema, estaba triunfando entre crítica y taquilla; la gotera del salón se había convertido en agua pasada; y por fin había llegado la lámpara alemana de los años 30 que compró a una "retroanticuaria" virtual. Pero la mente manda, con sus normas y tiempos.

North había salido temprano a una rueda de prensa y él tenía que terminar un artículo sobre ironía de la vida. Así que asumido el bloqueo bajó al Nitty a desayunar. En el fondo de un charco se encontró …