Ir al contenido principal

ETIQUETAS Y PALABRAS, TÚ MISMO

Después de hablar en el post de ayer sobre Justo Ahora y Fermín Doblosky, se me acerca una señora con cara de pocos amigos y me recrimina: ¡Mire usted, la vida es más que palabras, dudas y silencios! -Pausa para respirar con saña- ¡Conozco a Doblosky, sé quién es, de sobra, ese Ahora, a mí no me engañan! -Pausa para arrancarse una etiqueta de su nueva blusa burdeos con estampados florales- ¡Deberíamos dejar de pensar tanto, es malo y duele!

Se marcha como ha venido y me doy cuenta de que le cuelga otra etiqueta de la falda. Se la arranca a los segundos de descubrirla y la tira al suelo. La recojo... no figura el precio sino un adjetivo: "Peligrosa". Empiezo a palparme en busca de algún cartoncillo que no encuentro. Me acerco a la tienda en la que supongo que ha sido etiquetada y pregunto al encargado del cometido. En efecto, me dice, de aquí nadie sale sin ser etiquetado adecuadamente, aunque no compre. Es una extraña tienda de moda y ultramarinos. Al salir, compruebo mi etiqueta: Íncola... Aún le estoy dando vueltas, buscando el doble sentido, pero Justo Ahora me dice que no merece la pena.

Salud!

*Imagen sacada de: Ofsoundandvision.com

Comentarios

La Zapateta ha dicho que…
Es lo mejor que te podían decir, es modesto, equilibrado y pura potencia. A mi me colgaba (de pequeñito) del pañal la etiqueta con la inscripción "Sursum corda", y no te puedes imaginar lo que me está costando quitármela.
copifate ha dicho que…
Íncola tiene la misma estructura que íncubo y súcubo. Lo que cambia es la convexidad o la concavidad. Según donde te pongas. En mi diccionario personal Íncola "se dice del demonio que según la opinión vulgar, tiene comercio carnal con un hombre bajo la apariencia de mujer."
copifate ha dicho que…
En cuanto a "sursuncorda" se dice de un personaje indeterminado a quien se atribuye mucha importancia.
Deprisa ha dicho que…
El de peligrosa le venía como anillo al dedo y ¿el de Íncola tuyo? habitante de tu blog quizás jejeje y de estos pensamientos que arrancan inquietudes y desesperación a la pobre mujer.

Un saludo.
Juana ha dicho que…
La verdad es que siento un "miedovisceral" por las "etiquetas" las corto antes de ponerme nada ....... pero no se porque .......
Anónimo ha dicho que…
El doble sentido no lo sé, pero lo que es evidente es que las etiquetas tienen dos caras. En la mía pone "made in valencia", y en el reverso algo que no consigo leer por la postura. Justo Ahora me diría que no me doble tanto no vaya a conseguir descubrirlo. Le haré caso.

Entradas populares de este blog

Un cruce figurado

Bloqueado, sin respuestas ni preguntas, con vista cansada y voz sin fuerza, como un fundido a negro (como se diría en modo audiovisual) y sin opción de empezar de cero en otra pantalla. Más o menos es el atuendo emocional con el que esa mañana se levantó Alexander. Y eso que el día anterior había sido de esos que enriquecen y dejan recursos para una larga temporada. Por ejemplo había vendido su última novela (El crimen y la gestión aparte) a su editora; la película de North, su mujer, titulada Sabias con más de un tema, estaba triunfando entre crítica y taquilla; la gotera del salón se había convertido en agua pasada; y por fin había llegado la lámpara alemana de los años 30 que compró a una "retroanticuaria" virtual. Pero la mente manda, con sus normas y tiempos.

North había salido temprano a una rueda de prensa y él tenía que terminar un artículo sobre ironía de la vida. Así que asumido el bloqueo bajó al Nitty a desayunar. En el fondo de un charco se encontró …

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Sin estridencias

En mitad de la carretera, a pie de asfalto... Ya no pincha, ni mucho menos corta. Pero toma postura y digiere la curva peligrosa.