Ir al contenido principal

TENDEDERO DE PALABRAS

Este post que viene a continuación es una pregunta, una consulta en el fondo y en la forma. Antes, como ejemplo, empezaré por una situación que Donante Gas vivió hace unos días: Se acerca a la ferretería, quiere comprar un tendedero nuevo. De esos cuadrados y giratorios para anclar en la pared de la ventana que da a su patio interior. Argumenta que tiene más capacidad que las cuerdas paralelas de toda la vida. Antes, también quiero aclarar que Donante Gas es un tipo que sabe expresarse muy bien con las palabras. También con los pies, pero esa es otra historia.

Entra en la tienda, llamada Atornillados Gargüeros S.L, va directamente a preguntar, hay bastante gente, entre el grupo: Una señora muy pija, un reponedor de interiores, una quinceañera que mastica chicle abiertamente con velocidad y alevosía, y un tipo que con un vaso medio lleno pegado en la frente duda de sí mismo. Sin saber por qué, el dependiente mira a Donante, los demás también y pregunta: ¿Qué desea? (con acento mitad sevillano, mitad neozelandés). Entonces Donante, que le pilla por sorpresa tanta atención, se pone nervioso e intenta responder con rapidez...

Quiere explicar lo que busca, pero no le salen las palabras. Quieroooo un tendedero, pero no como el de siempre, sino uno de esos cuadrados... sí, que lleva dos ¿cómo se llaman? sí, de esos que giran y que pueden tender más ropa... -La pija le mira con cara de superioridad-. Mire, si éste le vale. No, ese es de los de siempre. Pues no sé entonces, señor... -El reponedor de interiores le mira con cachondeo-. Déjelo, gracias. Donante se va frustrado porque por primera vez en su vida, no ha encontrado palabras para explicar algo tan tangible.

La pregunta/as: ¿Qué haces cuando no tienes palabras...? ¿Y si las tienes y no te entienden? ¿Por qué se pegan los vasos medio llenos a la frente... cómo reaccionan al calor los medio vacíos?

PD.: ¿Por qué tanto empeño en ese tendedero?

Comentarios

Juana ha dicho que…
"¿Qué haces cuano no tienes palabras?"
No lo se ..... me he quedado "vaciadecontenido"
Anónimo ha dicho que…
Cuando me quedo sin palabras o cuando no me entienden...que me sucede a menudo, me pongo un pogo de mala leche, y creo que eso les hace reaccionar pues empiezan a sugerir ideas...quieres decir que?, o espera pero explicate mejor...; es algo inconsciente que me has hecho pensar, nunca me habia percatado.
El Gas este sigue un patron diferente...le da corte y desiste en su empeño del tendero, que por qué tanto empeño, obviamente: tiene que tender ropa, la suya y la de su amante Donante Cerilla, que ha decidido que como el invierno va a ser duro...el fri , la gripe, mejor se va con Gas, asi por las bravas, a vivir el fuego de su amor.
P.D.:los medios vacios reaccionan al calor de distinta manera que los vasos medio llenos, que son medios medio vacios. Asi que si se pegan a la frente mas es por la frente que por el vaso, vete a saber tu!
Anonima Mente
La Zapateta ha dicho que…
Donante Gas tiene que aprender que en las ferreterías se usa habitualmente la palabra comodín por excelencia: chisme. A saber: "me da el chisme ese que sirve para colgar chismes, para que se sequen". Así, ni la pija, ni medio vacio, ni ferretero neozelandés hubiesen movido un músculo.
Nota: en Toledo, en vez de chisme se usa "Rustrajo".
Y, contestando a la pregunta de "por qué tanto empeño es ese tendedero" diría que Donante tiene las cosas claras pero no consigue espesar el chocolate.
Anónimo ha dicho que…
el mundo está lleno de "sí, tu cuéntame lo que quieras, que ya veré yo lo que entiendo", así que siempre es culpa de los demás. El de la ferretería estaba convencido de que Donante iba buscando un chisme de esos que se pone en las tuberías para que no se salga lo que uno no quiere que se salga, así que aunque lo hubiera explicado con las palabras justas no le hubiera entendido.¿Se me entiende?.
Anónimo ha dicho que…
elproble madel aspal abras.. much asve ceslastie nesy nosign ific anna daden ada. Don ant edeber íaex plot aresaha bili dadconl ospi es, alom ej orfunc iona.

Simpa Labras
CYBRGHOST ha dicho que…
Como dijo alguien, lo peor no es que no salgan las palabras, es la cara de gilipollas que se te queda
Anónimo ha dicho que…
Si es por primera vez en su vida no parece tan grave, ni tan tangible.
Estoy con Anónima Mente, no es el vaso, es la frente. isa

Entradas populares de este blog

Un cruce figurado

Bloqueado, sin respuestas ni preguntas, con vista cansada y voz sin fuerza, como un fundido a negro (como se diría en modo audiovisual) y sin opción de empezar de cero en otra pantalla. Más o menos es el atuendo emocional con el que esa mañana se levantó Alexander. Y eso que el día anterior había sido de esos que enriquecen y dejan recursos para una larga temporada. Por ejemplo había vendido su última novela (El crimen y la gestión aparte) a su editora; la película de North, su mujer, titulada Sabias con más de un tema, estaba triunfando entre crítica y taquilla; la gotera del salón se había convertido en agua pasada; y por fin había llegado la lámpara alemana de los años 30 que compró a una "retroanticuaria" virtual. Pero la mente manda, con sus normas y tiempos.

North había salido temprano a una rueda de prensa y él tenía que terminar un artículo sobre ironía de la vida. Así que asumido el bloqueo bajó al Nitty a desayunar. En el fondo de un charco se encontró …

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Sin estridencias

En mitad de la carretera, a pie de asfalto... Ya no pincha, ni mucho menos corta. Pero toma postura y digiere la curva peligrosa.