Ir al contenido principal

EL TIEMPO QUE CABE

Se ha guardado un minuto de silencio, también un papel arrugado. Esteban Soplado, tiene el bolsillo lleno de sorpresas. En el papel había un dibujo a carboncillo, sólo pude ver un ojo. El minuto de silencio sí he podido verlo en toda su dimensión. Está lleno de voces mudas que intentan expresar un dolor de origen desconocido; 60 segundos de risas y llantos, de dudas y certezas, de quehaceres involuntarios, de recuerdos inventariados*, de sensaciones incomprendidas, de padres que enseñan a sus hijas a hacer la zapateta *** (dícese de saltar y dar una palmada en el aire con las plantas de los pies) de acrósticos que llegarán**, de amistades con derecho a roce, de caos ****, de salidas de tono (merecen un post aparte)...

Esteban, como canta su apellido, resopla momentos especiales, los regala sin esperar nada a cambio. Es lo más parecido a la obra de teatro a la uno va por primera vez en su vida. Sentarse un rato con él, a charlar, es romper con uno mismo y emprender una nueva relación contigo mismo. Pero con la diferencia de que los aplausos no los recibes del patio de butacas, sino que te los proporcionas por tu cuenta y riesgo... de hecho no siempre los oyes. Esteban mete la mano en cualquiera de sus bolsillos y saca tiempo. Yo no recuerdo el último minuto que guardé, pero debe andar agazapado por algún rincón.

Salud!
----------------------
Imprescindibles:

*Mención al último post de INVENTARIO
**Sobrenombre que adopta uno de los comentaristas más habituales de este blog: La zapateta. Aún no tiene blog, pero seguro que muy pronto se lo saca del bolsillo.
***Mención al último post de MEDOBLOTRAVEZ
****Mención al último post de LA GUARIDA DEL COYOTE
*****La imagen la he tomado prestada de "Lo que no está escrito"

Comentarios

Juana ha dicho que…
Me gusta la gente con la que charlas, en vivo o virtual, y rompes contigo mismo para volver a empezar, a veces incluso lo importante es el espacio entre las palabras o, el espacio entre las letras, a veces ...... me pierdo en esos espacios.
Anónimo ha dicho que…
Yo tengo guardados varios minutos de esos, aunque ya no sé si duran 60 segundos porque juegan su propio tiempo. Algunos se han dilatado por cuenta propia y me permiten perderme durante (lo que a mi me parecen) horas. Otro se ha quedado detenido, como esperando. Los tengo escondidos entre horas y días distintos.

En un minuto también cabe un post emocionante como este.
Ponente Tremeño ha dicho que…
En el bolsillo siempre hay algo del pasado. Lo raro sería sacar algo del futuro. Mi hermano era capaz de perder varias generaciones de clics de famobil, y reencontrarlas de nuevo en un bolsillo de peto de pana rojo. Teniendo en cuenta que el clic no ha pasado a la historia sino que aun le queda para rato, empiezo a confundir pasado y presente, y los minutos se me van en este pensamiento.
Anónimo ha dicho que…
El otro día se guardó un minuto de silencio en el partido del Madrid. En ningún momento (en la tele) contaron en honor a quién. El minuto, además no llegó a los 30 segundos. Me quedé confuso, pero cuando apagué la tele, harto en general de lo que sale por ella (fue un momento sólo, ahora la veo, la tengo delante) hubo una pausa en mi vida. Ahora, reanudado el día a día, guardo con recelo el resto del minuto pensando en qué me lo voy a gastar.

Reloj, te he robado las horas, cabrón!

Morc
Capitán Garfio ha dicho que…
Yo...en los bolsillos tengo guardados momentos,recuerdos,frases,el tiempo se lo pongo yo,según me concierne...saludos...
CYBRGHOST ha dicho que…
Yo he optado por llevar bolso, para poder llevar las gafas y ver los detalles menos mal y la cámara para no perder detalles. Cuando tenga un minuto de sobra me miraré que llevo en los bolsillos, aunque últimamente me faltan minutos, si alguien los encuentra que me los mande.Y de paso si alguien se encuentra con Esteban Soplado, que se lo traiga y nos tomamos todos un café con leche (pero buena). Se admiten salidas de tono... si acabamos en el karaoke. Pastas tengo, traed post.
Cada día eres más grande Dani (no, más viejo también pero no me refiero a eso)

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

LO OPUESTO A ESBELTEZ, HIJA

Es madre, atleta y pinchadiscos (a partir de las 00 horas, cada día de su vida). Y al mismo tiempo es alguien. Nadie en concreto, sencillamente alguien; que es mucho sin ser nada. Lo lleva bien y mal, regular y como puede. Su hija Sandra sigue sus pasos de cerca. Y lejos quedan los pasos que ambas dieron para encontrarse en aquel país africano donde se conocieron; que siempre estará más cerca de lo que dicen... y menos de lo que creen.

Fábula y Sandra viven una vida que nunca -cada una en su fuero interno- pensaron que vivirían. Fábula buscó a Sandra y Sandra encontró a una madre de fábula. Fue casual, pero no. Y ahí están imprimiendo una vida con todos los colores que tienen a su alcance; y usando sólo el blanco y negro para ocasiones sensacionales. Viven sin parar y no miran hacia atrás, salvo lo necesario para poder vislumbrar lo que tienen delante... Que es lo que cuenta, sin menospreciar el presente.

Mucho han trabajado para estar donde están; mucho más han sufrido lo que no pensab…