Ir al contenido principal

ESCUCHANDO

El diálogo que viene a continuación fue escuchado por un comentarista anónimo de este blog. Tomó nota a tiempo real y me lo envió poco después. Ahí os lo paso íntegro:

-¿Qué tal? ¿Qué tal tus vacaciones? ¿Dónde estuviste?
-Después del entierro de mi padre, me fui a Praga al final con Rocío. Nos hacía falta una escapada así. Lo pasamos muy bien
-Yo estuve en Salamanca. Y he vuelto renovada, voy a afrontar mi vida de otra forma, creo que nadie me entiende, pero no me importa yo sé lo que puede hacer y cómo hacerlo bien. Terminé casi al borde del ataque de nervios, pero ahora va a ser diferente... Estoy rodeada de incompetentes, de mediocres... podré con ellos. La clave es no alterarse, y no me pienso alterar, no me pienso alterar, no señor, no no no... Paso, no me van a robar un minuto de mi vida... ¡¡NO PIENSO ALTERARMEEE!!!
-Mi estación. Nos vemos.
-¡¡¡VALEEEEE!!!

PD.: Gracias M.Anónimo

Comentarios

capitán garfio ha dicho que…
YO TAMPOCO !!!!
YO TAMPOCO !!!!
Un saludo...
Juana ha dicho que…
jajajajaja Ya te digo ...... menuda la va a liar jajajajaja a mi es que la gente "contenida" me da ¡un miedo! ...... ¡Uf!
Anónimo ha dicho que…
Qué bien sintetizado. Me pone enferma que la gente no se escuche y pongan por delante el pues yo pues yo.

Fdo.: seguidora reciente
Anónimo ha dicho que…
Estoy de acuerdo contigo "seguidora reciente". Y aunque creo que "juana" y "capitán garfio" no lo han pillado, me identifico con sus comentarios. PEro es cierto, la gente no se escucha nada y no salen del "me gusta" sin más, como decía "copifate".

Tú la llevas
Anónimo ha dicho que…
Es un fenómeno que se da mucho en septiembre, cuando la gente empieza con coleccionables, que a decir verdad se quedan en meras intenciones.
La mujer esta colecciona formas tipo "lo que hay que hacer es" " yo no" " ahora verán", "no hay que " "no pienso", etc...es la tipica personalidad yo-yo.

Odio a la gente tipo " a mi tambien me pasa", pero es que a mi tambien me pasó una vez a la vuelta de Salamanca..., en realidad, creo que nos pasa a todos. ¿quien no se odia un poquito al menos?
P.D.: a Seseña, no sabia que tuvieras una seccion de cartas de lectores, y que encima las publicaras (aunque en sabado que hay menos audencia), me animaré en breve y te enviaré una anecdota buenísima que me pasó el viernes, osea ayer.

Anonima Mente
isa ha dicho que…
qué bien vienen los trenes y metros para huir de los estados "no alterados" ajenos...con una simple frase: mi estación.

Entradas populares de este blog

Un cruce figurado

Bloqueado, sin respuestas ni preguntas, con vista cansada y voz sin fuerza, como un fundido a negro (como se diría en modo audiovisual) y sin opción de empezar de cero en otra pantalla. Más o menos es el atuendo emocional con el que esa mañana se levantó Alexander. Y eso que el día anterior había sido de esos que enriquecen y dejan recursos para una larga temporada. Por ejemplo había vendido su última novela (El crimen y la gestión aparte) a su editora; la película de North, su mujer, titulada Sabias con más de un tema, estaba triunfando entre crítica y taquilla; la gotera del salón se había convertido en agua pasada; y por fin había llegado la lámpara alemana de los años 30 que compró a una "retroanticuaria" virtual. Pero la mente manda, con sus normas y tiempos.

North había salido temprano a una rueda de prensa y él tenía que terminar un artículo sobre ironía de la vida. Así que asumido el bloqueo bajó al Nitty a desayunar. En el fondo de un charco se encontró …

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Sin estridencias

En mitad de la carretera, a pie de asfalto... Ya no pincha, ni mucho menos corta. Pero toma postura y digiere la curva peligrosa.