Ir al contenido principal

GANAS DE LLORAR SIN MOTIVO

Me manda esta foto un gran amigo virtual. Se llama Ramiro Migdeología y nos conocimos hace años jugando a las damas en el torneo perenne de Yahoo. A pesar de su nombre es de origen ruso con raíces ibéricas, pero habita desde niño en Minnesota. Tras la imagen se esconde la felicidad más auténtica.

Desde hace 7 años vive con su mujer, Dorna Zurda, a la que conoció de casualidad en el restaurante Necesidad (en una carretera secundaria - terciaria, tirando a 'reparto'). Llovía a mares y los dos entraron en un mal momento de su vida a tomarse una hamburguesa.

Sólo había una mesa libre y como entraron a la vez, el encargado improvisó y les propuso compartir el mismo mantel a cuadros. Y a cuadros se quedaron nada más intercambiar las primeras impresiones tras el "Sí, queremos". Detectaron mutuamente senda obsesión temporal por compartir un pedazo de carne picada en mitad de un mal día lluvioso y las ganas de llorar sin motivo. No conozco un caso igual, pero desde ese día están juntos y aunque disfrutan más con el pescado y los judiones de la región, en su aniversario se 'aprietan' una buena hamburguesa -la llaman- "de casualidad".

Ramiro es licenciado en Ramificaciones y Letras, pero decidió hacerse parquetista. Dorna es restauradora de nociones y licenciada en Ciencia Ficción. Mis partidas de damas con él son un ir y venir de fichas y experiencias a miles de kilómetros. Imprescindibles momentos. La salsa en primer plano es un guiño: me la envía desde allí aunque ya haya localizado una tienda donde la venden aquí. No es lo mismo.

Salud!

Comentarios

Juana ha dicho que…
Nunca es lo mismo, porque a veces uno está en "fueradelugar" y "fueradetiempo" y añora lo que imagina.
Me gustan lo días lluviosos porque puedes llorar sin motivo.
La Zapateta ha dicho que…
Damas juego el juego de Damas sobre hule de cuadros que un balón en patio de colegio.
Anónimo ha dicho que…
Con comentarios así, cómo no se va a inspirar uno en los cuadros de un día lluvioso que acaban en damas sobre hule. Gracias, Juana, gracias Zapateta.

Salud!
Anónimo ha dicho que…
Me parece espléndida la ocurrencia, y el hecho mismo, de conocer a alguien por casualidad en el Restaurante Necesidad. Me cambiaré el nombre para ver si encuentro el restaurante Necesidad o el restaurante Casualidad y conozco a Mi-raro, por casualidad o por necesidad.
Saludos.
Evadorna

Entradas populares de este blog

Un cruce figurado

Bloqueado, sin respuestas ni preguntas, con vista cansada y voz sin fuerza, como un fundido a negro (como se diría en modo audiovisual) y sin opción de empezar de cero en otra pantalla. Más o menos es el atuendo emocional con el que esa mañana se levantó Alexander. Y eso que el día anterior había sido de esos que enriquecen y dejan recursos para una larga temporada. Por ejemplo había vendido su última novela (El crimen y la gestión aparte) a su editora; la película de North, su mujer, titulada Sabias con más de un tema, estaba triunfando entre crítica y taquilla; la gotera del salón se había convertido en agua pasada; y por fin había llegado la lámpara alemana de los años 30 que compró a una "retroanticuaria" virtual. Pero la mente manda, con sus normas y tiempos.

North había salido temprano a una rueda de prensa y él tenía que terminar un artículo sobre ironía de la vida. Así que asumido el bloqueo bajó al Nitty a desayunar. En el fondo de un charco se encontró …

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Sin estridencias

En mitad de la carretera, a pie de asfalto... Ya no pincha, ni mucho menos corta. Pero toma postura y digiere la curva peligrosa.