¡QUE OS ZURZAN!

Le propuso echar una guerra de bolas de calcetines, pero Martín Doblosky declinó la oferta. Justo Ahora no entendía su rechazo;su amigo fue certero y algo subjetivo en la explicación: Las bolas de calcetín se parecen mucho en su forma a un corazón y yo no tengo fondo para batallar contigo, compañero.

Justo se quedó a cuadros, pensó, sopesó y le lanzó una bola a la cara. Doblosky, sorprendido, respondió con un gesto de desaprobación, pero antes de mencionar palabra se encontraba con otro impacto de pura lana en la nariz. Como es propio del ser humano, entró en el juego y tiró de artillería pesada para contraatacar: disparó con varios pares a la vez. Eran los de invierno, así que dolían más... Hasta ese momento, Justo estaba empleando balas de verano.

La batalla fue tomando forma. Ambos intercambiaban golpes de trapo y risas, cada vez más desengranadas. Los pares fueron convirtiéndose en impares, los negros se fundían con los marrones ejecutivos, patucos con calcetín de dedos y montaña, algodón con poliéster... Mezclaban reproches con perdones, compasión con devoción, amistad con convivencia, amor con odio y vejez con pubertad. Al final de la contienda, cuando no había ya nada en la superficie que arrojarse, se cosieron en un abrazo bien zurcido.

Me lo cuentan mientras cenamos en la Taberna del tío Fausto (y este lugar... es otra historia).

Salud!

Comentarios

Juana ha dicho que…
Me siento identificada con esa "batalla" que entablo y he entablado con la gente que me importa, intento no hacer daño, no siempre lo consigo.
Anónimo ha dicho que…
parece que después de la final españa-alemania Martin y Justo han arreglado su situación a base de golpes certeros. Quizá en ese intercambio de calcetines y abrazos haya habido otra transferencia, y Martin sea un poco Ahora y Justo haya perdido algo de rigidez para doblarse un poco. isa
copifate ha dicho que…
"golpes de trapo y risas"
"Mezclaban vejez con pubertad"
"se cosieron en un abrazo bien zurcido"
Las batallas del Sr. Vértigo y sus consecuencias. ¡Qué ternura!
La Zapateta ha dicho que…
Me encantaría zurcirme en un abrazo con Tigo pero tengo que fundirme a Bolazos, que es un vecino mío con un problema testicular.

¡¡¡Qué pie nos das, Daniel!!! ¡¡¡Qué hostión merino de imaginación!!!
Bravo

Entradas populares de este blog

Entrada nueva

LO OPUESTO A ESBELTEZ, HIJA

En blanco, arriba el telón