Ir al contenido principal

SUEÑOS ERÓTICOS DE JANA SITUADA

Por El padre de Martínez

Después de que 'Jana' Situada me confesara que en la misma noche tuvo un sueño erótico con Carmelo Gómez, Jimmy Carter y Andro Genesis (un afamado hombre de Tal -entre Polonia y Burriana), soñé con Ramilleta Félix (una científica que siempre está a la sombra de los grandes). En el sueño recorríamos un camino lleno de piedras, pedrolos y rocas, e incluso alguna china que otra, pero al final llegábamos al final, cuyo final aún no está soñado, porque había una segunda parte -me dijo Ramilleta- que falta por finalizar. ¡Qué cosas!

Al despertar, conseguí olvidarme un poco del sueño. Me estaba dando un paseo con mi amiga Situada y ese 'cuerpo' que veis en la foto me habló. Se presentó como Ramilleta Félix y me dijo -sin cara- hoy comienza el último tramo, la segunda parte... Entonces, Jana me dio un abrazo de esos que te llenan de, de, de... ¡Que te llenan y punto! Y me dijo, ni Jimmy ni Carmelo ni Andro, lo que tengo claro es que contigo pan, cebolla y chuletón de buey. En ese momento, justo cuando conquistaba la serenidad, una china me pinchó la planta del pie.

Hoy tengo claro que los sueños eróticos de Jana son siempre el preludio de una preciosa amistad con derecho a roce y goce. Y algo más, porque ayer cumpliríamos las llamadas bodas de oro. Fallecí hace 15 años. Y desde aquí la sigo extrañando sin obsesiones como el primer día. Me voy a tomar algo, Ramilleta me reclama.

Salud!

Comentarios

Anonima Mente ha dicho que…
Ramilleta te sigue alli donde vayas, y dicen que éso es amor, aunque seguro que tu perra tambien te sigue y solo es cariño lo que padece.
Mi pregunta es si ha cambiado el EROS por el TANATOS, ahora que sueña con difuntos (eh! tu lo has dicho llevas 15 añazos muerto, cantará eso de 15 años tiene mi amor...?).
Lo digo porque los sueños erótico-difuntos, te sorben las ideas mientras dibujan en tu almohada un corazón de color verde-podredumbre, o verde profundo, o verde-ultratumba.Lo que si se es que es verde.Y que traen un poco de mala suerte.
La ultima vez que soñé algo así, fui a un interpretador de sueños, que era Sirio, y lo que pude entender extrayendo del Sirio un poco de Castellano (vamos que parecia que me estaba comiendo la tipica paella de un chino), fue:
Tu problema es que duermes poco, si tu dormir mejor soñar con chicos vivos.
Asi que ya sabeis de donde proceden los tanatosueños, del mal dormir, como todos los males.

Anónima Mente
Anónimo ha dicho que…
No soy ninguna experta, pero yo creo que los sueños para ser eso, sueños, tienen que tener varias partes y normalmente varias piedras. Los que se sueñan del tirón no son sueños, son otra cosa.

"contigo pan, cebolla y chuletón". Jaja, toda una declaración de intenciones, gastronómicas parece, pero intenciones.

isa
Juana ha dicho que…
Los sueños es lo que tienen, que a la que te descuidas caes en ellos y ...... roce, goce y lo que haga falta.
CYBRGHOST ha dicho que…
Yo lo único que tengo claro es que pan y cebolla no bastan, les faltaba ese chuletón de buey.

Entradas populares de este blog

Un cruce figurado

Bloqueado, sin respuestas ni preguntas, con vista cansada y voz sin fuerza, como un fundido a negro (como se diría en modo audiovisual) y sin opción de empezar de cero en otra pantalla. Más o menos es el atuendo emocional con el que esa mañana se levantó Alexander. Y eso que el día anterior había sido de esos que enriquecen y dejan recursos para una larga temporada. Por ejemplo había vendido su última novela (El crimen y la gestión aparte) a su editora; la película de North, su mujer, titulada Sabias con más de un tema, estaba triunfando entre crítica y taquilla; la gotera del salón se había convertido en agua pasada; y por fin había llegado la lámpara alemana de los años 30 que compró a una "retroanticuaria" virtual. Pero la mente manda, con sus normas y tiempos.

North había salido temprano a una rueda de prensa y él tenía que terminar un artículo sobre ironía de la vida. Así que asumido el bloqueo bajó al Nitty a desayunar. En el fondo de un charco se encontró …

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…