Ir al contenido principal

BAJO EL CONSUMO DE DUDAS Y MIRADAS

García apretó el interruptor mientras pensaba, así espontáneamente, que sería su último contacto con la luz de tungsteno. Pero algo le llevó a encender de nuevo. Necesitaba pensar por última vez bajo la influencia de los 60 watios. Recordó una frase que repetía su abuelo Exacto Groundande Quiroga en cada cena de Año nuevo: Querido nieto, cuando tengas dudas y miedos, aprieta el culo y mira con detalle un melocotón al trasluz. Verás cosas que jamás imaginarías... Y te ayudarán a aceptar tu muerte y por tanto a ti mismo.

Puso el melocotón -que su amiga Avía Cercana le había traído de Malta- a ras de luz, mientras apretaba el culo. Entonces ocurrió todo lo que Don Exacto prometía. Pero pasaron más cosas: Empezó a hacerse preguntas que jamás se había hecho. Preguntas sobre cosas tan obvias como por qué su abuelo tenía un apellido diferente a su hija, o sea, su madre (Porfiria Lactamol)... cuando ese apellido ni era artístico ni de su madre, o sea su abuela, Victoriana Doscruces. Otra más: ¿Por qué García tardó tanto en darse cuenta de que su primo Román había hecho lo que había querido con su dinero de la herencia?

Por qué, por qué, por qué. García nunca vivió esa etapa preguntona por la que todo crío pasa en algún momento de su infancia, superada la etapa anal. Así que delante del melocotón de su amiga, bajo la luz tungsteno y en mitad del recuerdo de su abuelo, García espabiló y se durmió sin temores. Al día siguiente despertó y fue a la frutería antes de acercarse a la ferretería a renovarse y morir... a la luz del bajo consumo; que cuesta más aceptarlo, pero que a la larga desgasta menos.

Salud!

Comentarios

CYBRGHOST ha dicho que…
Pues si no hizo las cosas a su debido tiempo y cae en la cuenta tarde... lo importante es mantener apretado el culo, porque los melocotones le van a caer encima en plan lapidación de consciencia.
Anónimo ha dicho que…
las bombillas de bajo consumo no producen ese fogonazo, esa iluminación inicial, pero con el tiempo van calentándose y resultan igualmente iluminadoras y reveladoras. Eso sí, depende del ojo con que se mire porque no iluminan todos los porqués. isa

P.D: a mi los melocotones me dan grima y me cuesta mucho cogerlos, así que supongo que me quedaré con la duda entre otras, de quién se ha quedado con mi herencia.
Juana ha dicho que…
Las bombillas de bajo consumo son como "slow live" a la larga se disfruta más.
La Zapateta ha dicho que…
Renovarse y morir, frase magnífica, que junto al abuelo y al melocotón, evoca la imagen de las ballenas baradas en la playa, los salmones remontando el río, "el polvo" de la viuda negra, la tortuga boba corriendo por la arena hacia el mar... Un sin fin de momentos que en "la ferretería" cobran mayor sentido porque está llena de cosas que te quedas mirando y te preguntas "POR Y PARA QUÉ"
Me has dejado alucinado con tu post, es buenísimo.

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

El recorte tendido

Cuando Carlos se levantó todo estaba en su sitio, menos él, que se sentía de vuelta y media. Echó de menos el recorte de periódico que la noche anterior había tendido en la cuerda de las historias pendientes; junto a la ropa que no usa pero lava. Con el ritual del desayuno tuvo que combinar tostadas con hipótesis. La primera consistía en cuestionar la existencia del recorte, ¿habría sido parte de un sueño? La segunda, en desestimar la primera duda, ya que recordó que había escrito una nota en su móvil que aludía a la historia recortada. Tercera, pensó que se había levantado de madrugada y en un acto surrealista se la había ocultado a sí mismo. Y en la cuarta se preguntaba, si se lo había ocultado, ¿por qué lo había hecho?

Concluido el ritual y el desayuno, la respuesta llegó de forma natural. Sentado en el inodoro observó la posible escena delante de él. Se veía a sí mismo levantado de madrugada. Leía la historia del recorte entre la consciencia y el sueño. Su cara reflejaba dolor, rab…