Ir al contenido principal

CAMINO BASURA PISTACHO PARÍS

Lo ha dejado todo, o sea su carrito de la basura, para perderse del todo en París. Argumenta que allí está su vida. Madrid le agota por lo poco olímpico que es; y aunque París nunca ha sido olímpico, está olímpicamente por encima de Madrid. Rodolfo quiere huír del pistacho que le envuelve así como de la confusión que le quema por dentro. Está decidido a cortarse el pelo y dejar atrás, para siempre, esa imagen de Queen trasnochado con escoba oficial en mano.

Jamás ha pisado tierra gala, pero un tipo llamado Justo San Juan acompañado de un señor muy bajito detrás que hacía de haz de luz se le apareció en un sueño muy real la noche pasada para darle una serie de consejos. Por ejemplo, debía: hacer 50 reflexiones y 121 abdominales en suelo vasco-francés; pensar en vano y dibujar lo que apareciera en su mente; juntar los tobillos y recitar al menos dos diálogos de Casablanca... Al abrir los ojos lo tenía claro-oscuro. Y fue a mitad de mañana cuando se despejaron sus dudas. La foto recoge ese momento.

Ahora está en Barajas, sentado, pensativo, con los calcetines blancos rotos y un kleenex color camuflaje asomando por el bolsillo paralelo a la rodilla. Piensa en su difunta rana Berta y en su Nancy tuneada; se acuerda de los recuerdos nunca recordados y en los que siempre tiene en mente; no se olvida de las putadas que Lacia, su hermana mayor, le hacía desde que se levantaba hasta la hora de dormir. Anuncian su vuelo, embarca y listo... Rumbo a una nueva vida.

Al día siguiente vuelve, sus padres piensan que es para pedir perdón y seguir con su vida de pistacho y basura... Pero no, vuelve porque se ha dejado su amuleto de la muerte, esto es el manual de primeros aullidos. Y es que lo ha decidido a mitad de periplo: Quiere ser el nuevo lobo hombre de Saint-Denis.

Salud!

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Ayer desde un banco veía mucho detalles de la historia. Hoy lo hago desde otro punto de vista pero me maravilla igual: reflexiones seguidas de pensar en vano mientras se recita Casablanca, un kleenex camuflado, una nancy tuneada, el manual de primeros aullidos... ¡Genial!. Nos acostumbras y haces que parezca normal este malabarismo con el lenguaje, pero no lo es.
Anónimo ha dicho que…
En la esquina superior derecha de la foto aparece otro elemento abandonado: escoba y recogedor...me da por pensar que Rodolfo no se ha ido solo a París...si no con la de la limpieza del portal ese...gran historia de amor!
Tal vez hoy no, puede que mañana tampoco, pero sucederá algún día.

"Te dije que no volvería a dejarte.

No lo harás. Yo también tengo una misión, a donde voy no puedes seguirme, lo que he de hacer no puedes compartirlo. No pretendo hacerme el altruista, pero comprende que los problemas de tres personas no importan gran cosa en este enloquecido mundo. Algún día lo comprenderás. (ILSA COMIENZA A LLORAR). ¡Oh, vamos!, ¡ánimo! Te deseo suerte.
Anónimo ha dicho que…
Humphrey e Ingrid reencarnados en barrendero y limpiadora...y ademas tras París (donde seguro muere, de ahí el amuleto de la muerte)se convertirá en la canción de lobo- hombre (de la Union), hay que ver que vueltas da la existencia...nunca se sabe qué reencarnación nos traerá la felicidad.

Fdo:confesiones tras la escoba
copifate ha dicho que…
No se para Uds. pero para mi esto es un espectáculo. Bravo!!!!!!
(Me estoy buscando un buen vano para ponerme a pensar)
Anónimo ha dicho que…
Maravilla de historia que hoy nos regalas.El señor bajito que detrás de Justo San Juan le acompaña haciendo de haz de luz me parece un hallazgo genial.
Gracias pues y hasta mañana
Eva

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

Un cruce figurado

Bloqueado, sin respuestas ni preguntas, con vista cansada y voz sin fuerza, como un fundido a negro (como se diría en modo audiovisual) y sin opción de empezar de cero en otra pantalla. Más o menos es el atuendo emocional con el que esa mañana se levantó Alexander. Y eso que el día anterior había sido de esos que enriquecen y dejan recursos para una larga temporada. Por ejemplo había vendido su última novela (El crimen y la gestión aparte) a su editora; la película de North, su mujer, titulada Sabias con más de un tema, estaba triunfando entre crítica y taquilla; la gotera del salón se había convertido en agua pasada; y por fin había llegado la lámpara alemana de los años 30 que compró a una "retroanticuaria" virtual. Pero la mente manda, con sus normas y tiempos.

North había salido temprano a una rueda de prensa y él tenía que terminar un artículo sobre ironía de la vida. Así que asumido el bloqueo bajó al Nitty a desayunar. En el fondo de un charco se encontró …