Ir al contenido principal

DUDAS DE MARTES SEGUNDO DE MES

Oriéntame y carga el saxo con dos balas de plata tallada; pero recuerda que sólo puede asumir un disparo, porque no volví a afinarlo desde aquel día... Si saltamos a la vez por la ventana es posible que caigamos en los Campos Elíseos y nos libremos de la bruja de culo puntiagudo; tenemos que hacerlo -apuntó con el dedo al lado izquierdo de la ventana- por este punto. Es un túnel energético que te da un 2% de posibilidades de caer con vida.

Cuando despertó esta mañana de Martes segundo de mes, Ninguno Cualcuier no paró de escribir cada detalle del sueño. Algunos matices eran nítidos, otros formaban trazos sobre borradores de borradores que se desleían a toda velocidad. Confundía recuerdos del futuro con visiones del pasado, mezclaba olores con sonidos ajenos. Por ejemplo, creyó charlar en el mismo sueño con su peor enemigo: Deduzco Ancho. Pero eso no pasó, y sí se echó una Pocha con él (parecido al Tute). Olió a jazmín, cuando el aroma predominante, antes de saltar a los Campos Elíseos, era a leña...

Artía Decó, su mujer y amante, sí estaba con él en esta travesía. Y cuando digo "estaba" es que estaba con él a muerte. Tomara la decisión que tomara ahí no fallaría; jamás le abandonaría. Recordarla, soñarla le confundía. Los detalles se volvían más borrosos con su presencia. Porque ella ya no estaba. Artía se había marchado. La dejó escapar por no tener los recursos adecuados para retenerla. No hablo de secuestro, sino de que no era consciente de lo mucho que la quería. Entonces cometió el mismo error que Benjamín Espósito (Ricardo Darín en El Secreto de sus ojos, Juan José Campanella).

Dejó de escribir, saltó por el túnel, pasó de su enemigo Ancho y fue a buscarla. Por fin había despertado. Y no hubiera podido hacerlo si antes no se hubiese dormido. C´set la vie.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
dudas de lunes que se convierten en certezas de martes tras sueño revelador. Yo en una época dormí con un ojo abierto, así las dudas que se me escapaban por el lado dormido las transformaba en certezas con la parte de mi cuerpo despierta. Pura magia, aunque se te queda una mirada extraña. isa
La Zapateta ha dicho que…
A mi me pasa igual que a isa, pero el ojo que dejo abierto está aplastado contra la almohada. Así, puedo dormir un poco aunque esté medio despierto. Así, puedo escucharla aunque esté completamente dormida. Así, el susto por sus ahogos no es tanto y puedo llegar a tiempo para que no suceda algo que me sumiría en el más profundo y horrible de los sueños.
Daniel Seseña ha dicho que…
El problema es cuando sueñas que sueñas con un ojo abierto, porque es entonces cuando se te cierra el otro y dejas de ver lo que tienes que ver... Que no es más ni menos que lo que tienes delante; y no vale mirar guiñando un ojo.
Juana ha dicho que…
Pero lo mejor es cuando te duermes y te vuelves a dormir en el propio sueño, si te despiertas ..... ¡plof! estás dormido pero sabes que estás en un sueño ...... si os pasa probar .... puedes hacer lo que te da la gana jajajaja a mi me sueñle dar por hacer preguntas ....

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

El recorte tendido

Cuando Carlos se levantó todo estaba en su sitio, menos él, que se sentía de vuelta y media. Echó de menos el recorte de periódico que la noche anterior había tendido en la cuerda de las historias pendientes; junto a la ropa que no usa pero lava. Con el ritual del desayuno tuvo que combinar tostadas con hipótesis. La primera consistía en cuestionar la existencia del recorte, ¿habría sido parte de un sueño? La segunda, en desestimar la primera duda, ya que recordó que había escrito una nota en su móvil que aludía a la historia recortada. Tercera, pensó que se había levantado de madrugada y en un acto surrealista se la había ocultado a sí mismo. Y en la cuarta se preguntaba, si se lo había ocultado, ¿por qué lo había hecho?

Concluido el ritual y el desayuno, la respuesta llegó de forma natural. Sentado en el inodoro observó la posible escena delante de él. Se veía a sí mismo levantado de madrugada. Leía la historia del recorte entre la consciencia y el sueño. Su cara reflejaba dolor, rab…