Ir al contenido principal

EL BANCO 54: De actualizaciones...

Dos '20añeros' miran a sus pantallas de Iphone, ni para adelante ni para los lados, mucho menos hacia atrás. Concentrados en las aplicaciones nuevas que se han descargado. Pero en un momento dado, Isma mira a los ojos de Juanma sin enfocar nada de lo que hay alrededor. Le confiesa cuál es su mayor fantasía actualmente. Juanma escucha, se muerde el labio mientras alimenta el tic nervioso de su pierna derecha (que forma un ángulo perfecto de 90 grados y acabada en unas zapatillas azules marca Puma).

Sólo soniquetes de sus Iphones rompen el silencio de dos segundos. Es domingo, muy temprano.

¡Tener una aplicación en mi cuerpo que me actualice cuando deseo! Esa es mi fantasía. Resetearme cuando me bloquee; refrescarme, sin usar agua; incorporar de golpe nuevas aplicaciones que me sirvan de algo; reinventarme, redefinirme. Sí, como cuando nos frotamos los ojos porque no creemos lo que vemos, pues en vez de eso, pincharía en mi botón y ¡Zas! en un momento estaría... como nuevo.

Juanma está alucinado, con la boca abierta. El tic nerviso persiste. ¡Molaaaa! Es lo único que dice en un principio. Piensa, reflexiona, se peina, mira hacia arriba, cuenta mentalmente hasta 10. Después se frota los ojos e Isma no está. Viene su madre, la de Juanma, y se sienta en el lugar que ocupaba Isma. Cariñosa, con mucho tacto, le acaricia la nuca y se lo lleva a casa. Lo único que puedo escuchar de lo que le susurra es algo así como... Tienes que superarlo. Juanma ha cambiado el tic de la pierna por un movimiento repetitivo que consiste en apretarse la sien izquierda... como si estuviera apretando un botón, que en este caso no responde.

Salud!

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Toda revolución crea sus esquizofrenias. Permanezcamos atentos, con los pies en la tierra, y no dejemos de leer.
Juana ha dicho que…
Esto no es la realidad, lo dije muchas veces, habitualmente nadie me cree, me resulta curioso.
Internet es la mejor "evasión" jamás inventada.
Esto no es la realidad, como no lo es el cine, los libros, el teatro .....
La Zapateta ha dicho que…
No es tan irreal, Juana. ¿Nunca se te ha perdido la agenda del móvil? ¿no has sentido que desaparecían todos tus "amigo-contactos"? ¿qué número de teléfono de personas cercanas puedes recordar? Te contestaré yo a la última: 5 teléfonos móviles, y 4 fijos. Creo que soy una excepción.

Pues bien, lo que le ha pasado a Juanma con Isma, no es más que una metáfora esquizo de nuestras amistades virtuales de hoy en día, de las que sabemos sólo en la medida en que les tenemos almacenados. En mis sucesivas aplicaciones del "programa de puntos de Movistar", he perdido unos 20 amigo-contactos, y te prometo que no sé nada de ellos, (lo que tampoco dice nada a su favor). Aunque, mi movimiento repetitivo es estirarme los pelos de las cejas.
Anónimo ha dicho que…
un amigo virtual o un amigo perdido o un amigo perdido virtualmente, no sé, pero qué imagen de tanta ternura ese párrafo final, ese intentar resetearse acompañado de unas palabras suaves. Me ha emocionado.

isa

P.D: Zapateta, yo almaceno unos 40 números, lo que ya no es excepción sino patología, jaja.
CYBRGHOST ha dicho que…
Me asalta una duda, son veinteañeros o "tuentiañeros"?? porque el tuenti está plagado de 20añeros de 30ymuchos (yo casi no lo utilizo, solo cotilleo de esos conocidos que nunca sabes nada).
Internet es tan real como quieras que sea, puedes crear una imagen... o quizá des rienda suelta a lo que te gustaría ser y no eres.
Respecto a los teléfonos que yo recuerdo...ni el de mi pareja, el de mi casa y la de mis padres (el fijo) y pare de contar.
A la lista de cosas que no son reales de Juana yo añadiría la prensa, que hay que mirarla con un ojo crítico para que no te engañen o traten de comerte el seso...
copifate ha dicho que…
Todo vale, todo es estupendo. Pero hay que saber utilizarlo. Un chupete no vale de micrófono; un martillo no se debe usar para reventar rodillas; ver todos los días la tele cuatro horas, da igual qué, aliena. (alien, otro; alienar, sacar de quicio, convertirte en otro)
Son instrumentos al servicio de la especie humana; no al revés.
Anónimo ha dicho que…
Tendremos que darle al pause a todo esto...
Anónimo ha dicho que…
Yo también sueño con ese botón. Lo difícil es encontrar el lado positivo a la esquizofrenia tecnológicosocial que vivimos. Construír, construír.
Juana ha dicho que…
¿Qué es la realidad?
Me encantó "Matrix", cuando Morfeo le preguntaba eso mismo a Neo.
¿Qué es la realidad?

Por cierto yo es que tengo muchos años jajajajaja a lo mejor es eso que lo veo distinto.

Últimemente estoy "polémica" jajajaja y no lo hago a propósito.
Anónimo ha dicho que…
Mira Juana..... miraguano( relleno para cojines antiguos bueno para hacer "batallas" POLÉMICA, polemos)
Matrix no era realidad alguna, Morfeo puede preguntarle a Neo lo que quiera que allí no hay respuesta,aquí sí. La esquizofrenia es realidad, pues ya está, apretémonos la sien y estirémonos los pelos de las cejas.
Te lo recomienda en plan amistoso Antoñita la Fantástica
Juana ha dicho que…
Y yo te recomiendo a "San Juan de la Cruz", cuya calidad literaria y mística es indudable.
Anónimo ha dicho que…
¿¿¿¿¿???????No he entendido lo que quieres decir Juana, lo siento.
Antoñita la Fantástica

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

El recorte tendido

Cuando Carlos se levantó todo estaba en su sitio, menos él, que se sentía de vuelta y media. Echó de menos el recorte de periódico que la noche anterior había tendido en la cuerda de las historias pendientes; junto a la ropa que no usa pero lava. Con el ritual del desayuno tuvo que combinar tostadas con hipótesis. La primera consistía en cuestionar la existencia del recorte, ¿habría sido parte de un sueño? La segunda, en desestimar la primera duda, ya que recordó que había escrito una nota en su móvil que aludía a la historia recortada. Tercera, pensó que se había levantado de madrugada y en un acto surrealista se la había ocultado a sí mismo. Y en la cuarta se preguntaba, si se lo había ocultado, ¿por qué lo había hecho?

Concluido el ritual y el desayuno, la respuesta llegó de forma natural. Sentado en el inodoro observó la posible escena delante de él. Se veía a sí mismo levantado de madrugada. Leía la historia del recorte entre la consciencia y el sueño. Su cara reflejaba dolor, rab…