EL BANCO 54: La puta y el mascota

Ella ha terminado su jornada. Son las 8:30 de la mañana de un domingo sin otoño que lo ampare y se está comiendo sus churros con chocolate en El Banco 54. Le da vueltas a una idea que le ronda la cabeza desde hace tiempo: "Hacerse un curso de ensamblaje fáctico". Se lo escuchó describir a un cliente mientras ella estimulaba su pene oralmente (es que el infinitivo 'felar' no existe) y él, como podía, contestaba a una llamada del móvil.

Katti Soberbia (su yo 'artístico') hace su trabajo, pero preguntas también. Ellos responden, otros no. Con muchos termina en la barra de un bar, tomándose un café o una tapa de callos y dejando atrás lo que les unió. Con otros no. A veces surge una amistad, y siempre aprende algo... Consigue maquillar su triste condena autoinducida.

En escena aparece Rufus, un tipo de cincuenta y pico que se mete en el pellejo (literal) de varias mascotas de equipos de baloncesto. Pero sin nombres... Es su trabajo. No tiene otro. Termina tarde porque empalma con fiestas clandestinas. Katti y él se funden en un abrazo espontáneo y rompen a llorar. Ella por fin dice que no puede más y él confiesa que se siente como una puta. Te entiendo, gime ella. Comparten los churros y de van a dormir.

A la mañana siguiente, la del lunes, los dos se apuntan al curso de ensamblaje fáctico. Es lo que tiene el azar de soslayo y felatio.

Salud!

*La imagen viene de "Miztica".

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Qué ternura, al final parece que uno siempre encuentra un banco donde compartir miserias, churros y abrazos. Me apunto el número y me quedo con esta poética frase: "la mañana de un domingo sin otoño que lo ampare". isa
capitán garfio ha dicho que…
Conmovedora hitoria,te estás humanizando...
Ya te fijas más en lo de aquí,terrenal,que en lo de allí,ficción......poniendole algo de fricción....jeje
CYBRGHOST ha dicho que…
Muy tierno, pero se van a dormir... ¿juntos?. Me sacas mi alma de maruja. Y para mi que escribes escuchando a Sabina, es una preciosa historia de perdedores.
copifate ha dicho que…
Creo que el hecho de que no venga no impide que lo usemos: yo creo que felar no se hace oralmente sino bucalmente. Oralmente se contesta al móvil.
Tras ésta incorporación a la sección de comens después de largo viaje por la extremadura, quiero rendir mi admiración a este esfuerzo diario del Sr Vértigo que no para de sorprender.
Por cierto, "oral" es también un viento fresco y suave, como este blog.
¡Soberbio!

Entradas populares de este blog

Entrada nueva

LO OPUESTO A ESBELTEZ, HIJA

En blanco, arriba el telón