Ir al contenido principal

EL DO SOSTENIDO DE CÓDIGO DAITON

Cuatro horas le bastaron a Código Daiton para saber que era falso. En ese tiempo descubrió que no era cierto primero, y que lo cierto era que había perdido el tiempo por algún resquicio de su confundida cabeza. Después, decidió comerse una castaña tubular (muy típica de Villahunt, una desconocida comarca caucásica) recién caída del guindo, para paliar el dolor que le había ocasionado saberse libre... Descubrirse a sí mismo lejos del fortín en el que había habitado desde niño. Un fuerte inexpugnable, lleno de amenazas exteriores, donde sovrevivió para no vivir.

El trabajo de años emergió en 4 horas. Lo más difícil, pensó en la 2ª hora, fue hacer preguntas donde no había dudas. Lo más difícil, insistía, fue cuestionar a los comandantes del fuerte: Don Tomaso Inquieto, Don Mificado Gutiérrez y Doña Solventa Tumbada. Ellos le protegieron y alimentaron de sueños toda la vida. Ellos hablaban y él escuchaba. Ellos manejaban y él actuaba bajo su mandato. Aquellas pautas eran sagradas. Ellos administraban ideas y dineros, y él disponía del legado... Un día algo pasó que detectó un movimiento chocante. Pero poco duró el avistamiento, porque consciente e inconsciente se aliaron dentro de él para girar la vista hacia otro lado.
Sin embargo, aquel hueco por el que se coló la primera duda dio entrada... al trabajo. Y a Sostenido Herrera, un tipo que sabe lo que se hace, y que por necesidad lo hace a espaldas de los comandantes... Aunque, paradójicamente, ellos le contrataron para hacerlo. Su misión en el fortín era mantener el equilibrio... Lo que ellos ignoraban es que el equilibrio sólo puede ser tal si es azuzado por el desequilibrio. Y Código ya había quebrantado todas las normas con aquel... lapsus, con aquel avistamiento. Una cosa llevó a otra y terminó charlando a diario con Sostenido; y charlar con éste es dejar de mirar para otro lado. Eso sí, poco a poco, despacísimo... porque siempre cabe el riesgo de romperse el cuello en mitad de un giro brusco.

En la tercera hora, cerca de la 4ª... se hizo las últimas preguntas: ¿Me puedo fiar de los comandantes? O mejor... ¿Me puedo permitir desconfiar de los comandantes? Y desconfió. En ese momento, justo después del minuto 59 de la 4ª, el fortín empezó a resquebrajarse. Cayeron los muros y no entraron los indios (las amenzas) sino que empezaron a salir de todas partes, del interior. Código vio como su mundo y el exterior se fundían. Lloró, rió, gritó, sobrevivió, murió, resurgió y por fin... comenzó a vivir gracias a su do de pecho guiado por el... sostenido.

Salud!

Comentarios

CYBRGHOST ha dicho que…
Genial descripción de la necesidad del "destetamiento cerebral". Si lo he pillado me ha encantado, si no también pero me perdí en algún cruce en le cáucaso.
Por cierto yo tendía cuidado con descrbibirnos tanto lugar recóndito y friki en el cáucaso que un día de estos te van a mandar aun par de tipos grandes con pinta de señores del este para "agradecerte" los servicios turísticos, creo que por allí no se lleva que sepan cual es tu pueblo.
Juana ha dicho que…
No se porque me he acordado del 3º Principio de la Termodinámica, las moléculas no se paran jamás. Bueno y de que cuando bombardeas el nucleo de un átomo, sale .... de todo, hay más partículas de las que imaginamos ...... hoy estoy "Física,Química y Termodinámica".
¿Será algún tipo de gripe?

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

LO OPUESTO A ESBELTEZ, HIJA

Es madre, atleta y pinchadiscos (a partir de las 00 horas, cada día de su vida). Y al mismo tiempo es alguien. Nadie en concreto, sencillamente alguien; que es mucho sin ser nada. Lo lleva bien y mal, regular y como puede. Su hija Sandra sigue sus pasos de cerca. Y lejos quedan los pasos que ambas dieron para encontrarse en aquel país africano donde se conocieron; que siempre estará más cerca de lo que dicen... y menos de lo que creen.

Fábula y Sandra viven una vida que nunca -cada una en su fuero interno- pensaron que vivirían. Fábula buscó a Sandra y Sandra encontró a una madre de fábula. Fue casual, pero no. Y ahí están imprimiendo una vida con todos los colores que tienen a su alcance; y usando sólo el blanco y negro para ocasiones sensacionales. Viven sin parar y no miran hacia atrás, salvo lo necesario para poder vislumbrar lo que tienen delante... Que es lo que cuenta, sin menospreciar el presente.

Mucho han trabajado para estar donde están; mucho más han sufrido lo que no pensab…