Ir al contenido principal

EL RUIDO DE LOS ACENTOS

Y no es periodismo ficción. Decía aquel que cuando suena una campanita, es que ha nacido un ángel... Y digo yo: Cuando alguien se come un acento, es que ha nacido un blog. Bueno, realmente emergen de debajo de las piedras después de dar una patada, pero siempre de toda esa masa, alguno merece la pena. Y gracias a una obsesión, que muchos compartimos - los acentos en su sitio-, surge una bitácora como reflejo de dicha fijación...


Se llama "Acentos Perdidos de España", pertenece a Pablo Zulaica Parra, y pretende confeccionar un inventario de los acentos y letras mal colocados en cualquier cartel escrito en español, dondequiera que esté. Y dentro de su política remarca el interés y por enseñar de forma lúdica, de redactar correctamente, con el propósito inicial de generar ruido y así ofrecer servicios particulares de corrector. Para comprobarlo no hay más que entrar en el blog y ver las imágenes que recopila. Pablo y sus colaboradores se acercan a los carteles, les plantan las tildes que faltan y lo fotografía. Y a veces pone tanto empeño... que incluso alguna se cae de su palabra.

Lo mejor es cómo aterricé en él. Fácil, por el azar y la necesidad que propicia la blogosfera. Estaba buscando blogs de arquitectura, googleé, llegué a "slowlandscapes" y navenando por su blogroll... encontré el "acento" que buscaba sin saberlo. Desde entonces, por supuesto, está entre mis imprescindibles y espero su actualización como agua de mayo. Ahora, a seguir viendo, que hay mucho que mirar.

Salud!

Comentarios

La Zapateta ha dicho que…
Es que no basta con soltar lo que piensas, hay que DETENERSE, DISFRUTAR y escribir; "perder" el tiempo cuidando lo que quieres decir y cómo lo dices. Que para no poner acentos, comas o puntos, ya está la cultura oral.

Bravo por el Blog.
Anónimo ha dicho que…
me gusta, claro que sí. Hay que poner el acento en las palabras y también en las cosas que uno hace. isa

P.D: jaja, qué gran frase "cuando alguien se come un acento es que ha nacido un blog". Voy a revisar el mío a ver si descubro qué acento ausente fue el que lo desencadenó todo.
Anónimo ha dicho que…
Microchip-666.
copifate ha dicho que…
También acentuamos al hablar y si se fijan Uds. bien, se ven los acentos flotar en el aire. (No confundir con los que sueltan los trabajadores del futebol que son trozos de pituitaria o muelas.)
"Cántara, cantara, cantará" Al lenguaje, la gran creación humana, no podemos descuidarlo para que nos siga sirviendo a dar forma a nuestro pensamiento y a entendernos, como dice Zap.
No se porqué me viene a la cabeza la afirmación de A. Machado: "El español desprecia cuanto ignora"
Anónimo ha dicho que…
En los sueños cambiamos los acentos de lugar para disfrazar significados. Ese lenguaje también es obra del ser humano el cual, a veces, desprecia lo que ignora porque tiene miedo a los fantasmas...y al silencio.
Buenas nocheeees
Antoñita la fantástica
Juana ha dicho que…
Ayer se me olvidaron varios acentos, estoy preocupada ¿creceran más blogs? .... ¿cómo las setas en otoño?
Acentos perdidos ha dicho que…
Gracias por la nota. La encontré, me ha gustado. :)

A.P.

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

El recorte tendido

Cuando Carlos se levantó todo estaba en su sitio, menos él, que se sentía de vuelta y media. Echó de menos el recorte de periódico que la noche anterior había tendido en la cuerda de las historias pendientes; junto a la ropa que no usa pero lava. Con el ritual del desayuno tuvo que combinar tostadas con hipótesis. La primera consistía en cuestionar la existencia del recorte, ¿habría sido parte de un sueño? La segunda, en desestimar la primera duda, ya que recordó que había escrito una nota en su móvil que aludía a la historia recortada. Tercera, pensó que se había levantado de madrugada y en un acto surrealista se la había ocultado a sí mismo. Y en la cuarta se preguntaba, si se lo había ocultado, ¿por qué lo había hecho?

Concluido el ritual y el desayuno, la respuesta llegó de forma natural. Sentado en el inodoro observó la posible escena delante de él. Se veía a sí mismo levantado de madrugada. Leía la historia del recorte entre la consciencia y el sueño. Su cara reflejaba dolor, rab…