Ir al contenido principal

ESA COSA LLAMADA AMOR Y HORTALIZA

Lleva todo el día comíendose las uñas. Apenas le quedan dedos. Fernanda ha quedado a las 20:00 horas con Kiko. Es su primera cita. Las negativas de ella no han podido con las firmes intenciones de él... de llevársela al huerto de su abuelo. Fernanda es de las que disfruta haciéndose la impasible, la indiferente... Siempre cínica, mordaz, retorcida, con un grado de mala leche muy ácida (la leche), exquisito diría, que le lleva hasta los comentarios más cómicamente atroces.

Como ejemplo de esta ristra de caracteres, Kiko (colado por ella hasta las trancas) perdió recientemente a su tío abuelo Benito. Estaban muy unidos. Lo pasó fatal y a la primera persona a la que recurrió para consolar su dolor fue a Fernanda. Y la primera reacción de ella fue decir: Chico, con esa cara de fiambre que llevas es normal que se te mueran tus allegados... ¡Es que les inspiras, les muestras el camino! ¡Yo te abrazo, pero cambia esa cara!

Como es obvio, Fernanda tiene un pasado que ha dejado lo mejor de sí, bajo una gruesa capa de aspereza numantina. Mujer ninguneada por su madre, denostada por el padre; a la sombra de un hermano gilipollas sin apenas dedos en el frontal; considerada familiar y oficialmente 'la rara' por preguntar más de la cuenta; apartada de las risotadas vacías de la manada, provocadas seguramente por alguna caída de otro... En fin, todo un cuadro universal. El apoyo y cariño, afortunadamente, lo recibía -en ajustadas dosis- de su abuela Cloratita Dionisia. Era muy superior intelectualmente a padres, hermanos, marido e hijos, pero sólo lo supo cuando conectó con su nieta. Y sí, ésta es otra historia.

¿Y por qué se muerde las uñas? Porque por primera vez en su vida ha confiado en alguien, además de Cloratita. Está nerviosa, nerviosísima. Es como si entrara en un teatro lleno hasta la bandera y tuviera que actuar por primera vez. Cuando llega Kiko, se le pasan los nervios. Se contagian la sonrisa de "por fin" y se van al huerto del abuelo. Allí deciden plantarse y sembrar lo que haga falta para recoger la confianza que a los dos les falta en la vida.

Salud!
---------------

*Post inspirado en esa joya llamada Amanece, que no es poco (José Luis Cuerda, 1988); que he vuelto a ver por 121ª ocasión. Y que tanto ha inspirado también al Estu 2009...

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
la rara en el pais de los normales, quién no se ha sentido así alguna o mil veces!. Por suerte siempre hay alguien que ve y oye a través de los muros verbales que se van construyendo como defensa y se acaba encontrando el camino al huerto. Gran peli y gran post.

Fdo: una lectora normal

P.D: a mi cuando me preguntaban como a Mafalda eso de a quién quieres más..siempre contestaba que a mi abuela. Espero esa otra historia sobre Cloratita.
copifate ha dicho que…
En cuatro parrafazos la intensa historia de Fernanda y Kiko. Veo cayendo derretidas todas las defensas de esa sensible mujeraza en brazos de su entregado Kiko. Esperemos que K. esté a la altura de las circunstancias.
Como dice "la lectora normal" ¿para cuándo la historia de Cloratita?
¡Viva la literatura!
Anónimo ha dicho que…
Estupenda Daniel, felicidades otra vez.
AlaF

Entradas populares de este blog

Un cruce figurado

Bloqueado, sin respuestas ni preguntas, con vista cansada y voz sin fuerza, como un fundido a negro (como se diría en modo audiovisual) y sin opción de empezar de cero en otra pantalla. Más o menos es el atuendo emocional con el que esa mañana se levantó Alexander. Y eso que el día anterior había sido de esos que enriquecen y dejan recursos para una larga temporada. Por ejemplo había vendido su última novela (El crimen y la gestión aparte) a su editora; la película de North, su mujer, titulada Sabias con más de un tema, estaba triunfando entre crítica y taquilla; la gotera del salón se había convertido en agua pasada; y por fin había llegado la lámpara alemana de los años 30 que compró a una "retroanticuaria" virtual. Pero la mente manda, con sus normas y tiempos.

North había salido temprano a una rueda de prensa y él tenía que terminar un artículo sobre ironía de la vida. Así que asumido el bloqueo bajó al Nitty a desayunar. En el fondo de un charco se encontró …

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…