Ir al contenido principal

LA HABILIDAD DE ESTAR

Dicen que en tiempos de crisis buenas son farolas. Que se lo digan a los 'yonkis' de ésta. Cada mañana viene Rodolfo y la deja limpia, pero a medida que pasa el día unos y otros van pegando sus anuncios. Chica búlgara responsable se ofrece para cuidar niños o ancianos; criador de mangostas da clases de matemáticas para expertos del Curling; domador de neones dispone de material para iluminar su domicilio al gusto; cuadrilla taurina sin torero pasea perros por la acera derecha de la calle que el cliente prefiera; urbanita con romero enjaulado se ofrece como guía turístico por el Parque de El Retiro; animador de máquinas sin lustre se disfraza - a sueldo- de Madonna y Ronald McDonald para reventar fiestas sosas... Y así hasta la 'bombilla' si pueden.

Está claro que el ingenio sale a flote en los momentos difciles. Para sobrevivir vale todo -o casi todo-. Quién sabe si tus habilidades como trapecista de cocina o malabarista de frutas y bodegón pueden ser lo más preciado para un mecenas. ¿Acaso te has hecho mirar esos estornudos huecos que desprenden octavas y suenan a Traviata? Seguro que muchos de nosotros albergamos un talento que jamás extraeremos. Mi vecino Juan Pablo, el rumano, sabe hacer la 'o' con un canuto y además guarda el último ataque de hipo de su hermana Medusa en un frasco de cristal con relieves de frutas.

Y en cuanto al término 'yonkis' con el que abría este post, lo aplico porque yo creo que muchos se inventan las ofertas, sus habilidades; no necesitan trabajo, lo que quieren es dejar su estampita escrita a boli en el cilindro, por pura adicción. Es cuestión de presencia. Esa farola tiene algo, además de todo ese papel. Es como Internet: la locura por estar, por figurar, supera la ficción del permanecer... en silencio.

Salud!

Comentarios

BLANCO ha dicho que…
Ofrezco puente del Pilar para arrojarse al vacío. Abstenerse suicidas que puedan esperar. Llamar antes del lunes o vivir para siempre.
La Zapateta ha dicho que…
A mi me recuerda a esos adhesivos que se plantan en las lámparas del mediterraneo y donde, inevitablemente, quedan atrapados cientos de bichardos nocturnos.
¡Cubramos el mobiliario urbano de papeles!; ¡llenemos de grafitis las paredes de la ciudad! ¡escupamos!, ¡pelemos pipas en el metro! ¡tiremos colillas al asfalto! ¡meemos en las esquinas del barrio! ¡hagamos Fotellón! ¡abduzcámonos en nuestra propia mierda! ¡Viva el espíritu ciudadano! ¡Qué asco!
Eso sí, le deseo toda la suerte del mundo a la gente sin trabajo.
Juana ha dicho que…
Me gusta "no ser nadie", tiene sus ventajas, la mayor de ellas ..... la libertad.
Anónimo ha dicho que…
¡guardar el último ataque de hipo de una hermana en un frasco de cristal con relieves de frutas!¿cómo se te ocurren estas cosas Daniel?
Ya te lo he preguntado alguna vez pero sigue sorprendiéndome.
A.la F.
libia ha dicho que…
yo voy a ir poniendo por las farolas mis legañas mañaneras y bostezos, seguro que tengo filón. genial el post!
bss
copifate ha dicho que…
Aprovechando el lúgubre y malalechino comen de BLANCO me he ido, no de puente, sino de viaje a Extremadura que cada día es más blanda, luminosa y cercana y he vuelto el 14 de Oct. Leo hoy este post y no se cómo he podido estar sin el Sr. Vértigo tantos dias. No aguanto más. ¡Viva el hipo de tu hermana y la madre que te parió!

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

Un cruce figurado

Bloqueado, sin respuestas ni preguntas, con vista cansada y voz sin fuerza, como un fundido a negro (como se diría en modo audiovisual) y sin opción de empezar de cero en otra pantalla. Más o menos es el atuendo emocional con el que esa mañana se levantó Alexander. Y eso que el día anterior había sido de esos que enriquecen y dejan recursos para una larga temporada. Por ejemplo había vendido su última novela (El crimen y la gestión aparte) a su editora; la película de North, su mujer, titulada Sabias con más de un tema, estaba triunfando entre crítica y taquilla; la gotera del salón se había convertido en agua pasada; y por fin había llegado la lámpara alemana de los años 30 que compró a una "retroanticuaria" virtual. Pero la mente manda, con sus normas y tiempos.

North había salido temprano a una rueda de prensa y él tenía que terminar un artículo sobre ironía de la vida. Así que asumido el bloqueo bajó al Nitty a desayunar. En el fondo de un charco se encontró …