Ir al contenido principal

MENOSCABO Y LA POLÍTICA DE ALZADA

Cuando decidió cagarse en todo y en todos ya era tarde. El cielo se había encapotado y a su prima Nicaragua Saludios le había dado un espasmo repentino que la dejó colapsada. Su familia más directa había desaparecido en uno de esos 'triángulos de las Bermudas' que hay repartidos por el Globo. Concretamente en Baleares. Lo llaman el Triángulo del silencio. Su mascota, un caracol con vistas al mar (se lo trajo de Croacia), llamado Sir Richard está depre y con síntomas gripales. La relación de Álvaro Menoscabo con los moluscos de la antigua Yugoslavia no es buena, pero peor aún es su lista de actos fallidos, errores y despropósitos.

GIRO a Castrunteriza

Álvaro Menoscabo es de los que caen por su propio peso... encima de los errores cometidos, pero también es de los que votan a Mano Alzada; y esto tiene algo de redención para consigo mismo. Mano Alzada no es un tipo simpático, al contrario, es rudo como pocos; borde y cínico. A cambio sus políticas son las más ingeniosas y constructivas que Castrunteriza jamás ha conocido. No goza de la popularidad suficiente para gobernar, algo que va a cambiar gracias a Álvaro. Errores y mal carácter se unen por tanto para trabajar por un bien común.

No sé cómo termina esta pequeña y extraña historia, francamente, pero sí sé que Nicaragua está mejor de lo suyo y Sir Richard ha decidido reptar hasta un diván. De la familia directa no sabemos nada... sigue desaparecida. La legislatura de ambos marcará el porvenir del sentido común en Castrunteriza. Y es que al final, votos y muertos van al mismo lugar: la urna.

Comentarios

CYBRGHOST ha dicho que…
Yo voy a animar a Sir Richard a que se presente como alternativa. Me un caracol depresivo me parece mejor opción que la clase política.
La Zapateta ha dicho que…
Obviando el giro a Castrunteriza, que es harina de otro Costal (Pedro Costal), me parece que la historia del caracol eslavo con vistas al mar es envidiable. Un estornudo de caracol col col con los cuernos al sol libera más energía que la fusión nuclear, y produce más moco del normal. Los de la "Baba de Caracol" ya se están frotando las manos...

Entradas populares de este blog

Un cruce figurado

Bloqueado, sin respuestas ni preguntas, con vista cansada y voz sin fuerza, como un fundido a negro (como se diría en modo audiovisual) y sin opción de empezar de cero en otra pantalla. Más o menos es el atuendo emocional con el que esa mañana se levantó Alexander. Y eso que el día anterior había sido de esos que enriquecen y dejan recursos para una larga temporada. Por ejemplo había vendido su última novela (El crimen y la gestión aparte) a su editora; la película de North, su mujer, titulada Sabias con más de un tema, estaba triunfando entre crítica y taquilla; la gotera del salón se había convertido en agua pasada; y por fin había llegado la lámpara alemana de los años 30 que compró a una "retroanticuaria" virtual. Pero la mente manda, con sus normas y tiempos.

North había salido temprano a una rueda de prensa y él tenía que terminar un artículo sobre ironía de la vida. Así que asumido el bloqueo bajó al Nitty a desayunar. En el fondo de un charco se encontró …

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Sin estridencias

En mitad de la carretera, a pie de asfalto... Ya no pincha, ni mucho menos corta. Pero toma postura y digiere la curva peligrosa.