NORMAL ANOMALÍA EN EL ESPIONAJE

El mendigo no paraba de ladrar y el perro no atendía a razones. Sacrilegio Rojas lo estaba viendo todo desde su coche y a ella le vigilaba Merino Sinalza, al mismo tiempo, desde la alcantarilla del vado. Perro, mendigo y voyeurs unidos por la anomalía normal de la estupidez humana. Salvo al perro por obvias razones... Aunque el canino tiene lo suyo, nos vayáis a creer.

Sacrilegio siempre se ha creído única. Cuando abandonó la prostitución estudió Cirugía Onomástica, o lo que es lo mismo, el arte de diseccionar las cosas por su nombre. Y eso, no me lo negaréis, la eleva hasta el olimpo de los únicos. Por su parte, Merino, la viene espiando desde hace tiempo por oportunismo asocial. Dice ser guionista cazaocurrentes, que no cazaocurrencias, y en 'Sacri' ha percibido un filón.

Es la foto de hoy... Si os apetece, podéis completarla. Me haríais un favor. A mí, se me escapa el desenlace.

Salud!

Comentarios

Juana ha dicho que…
Estaba leyendo el periódico, el viento empezó a mover todo a mi alrededor, empece a ascender sin apenas moverme, las cosas cambiaban y cambiaban, pero yo permanecía, de repente todo se paró, el silencio era total ........
Continuará
CYBRGHOST ha dicho que…
Me gusta mucho el relato, y la continuación, pero tengo la neurona seca así que tendrá que seguirlo otr@

Entradas populares de este blog

Entrada nueva

En blanco, arriba el telón

LO OPUESTO A ESBELTEZ, HIJA