Ir al contenido principal

POLUTO Y LAS CHAPITAS DE SARDINA

Quería una solución y entró a buscarla a JUNDIAS, la mejor tienda de sardinas y chapitas. Poluto Sorbileno lleva días inquieto, pronunciando "Pamplona" sin nada en la boca. El cierre de Soitu.es y la crisis en general le están sacando de sus casillas.Y al final, a la desesperada entró en el comercio de Fonseca Goljünter (que leído al revés suena hasta diabólico) a encontrar respuestas. Porque las incógnitas y los enigmas más contundentes de la Historia, aunque nadie lo sabe, se han resuelto siempre entre sardinas y chapitas.

Un tendedero, experto en tabaco islandés, sale al encuentro y pronuncia el famoso "qué desea". A lo que responde entre asma y jadeos al vacío: "resolver". Venga por aquí, señor. Le lleva a la trastienda, donde espera sentado en una butaca de adobe y terciopelo color ocre. tirando a azulón. El experto en tabaco islandés desaparece y entra en escena una tipa con cara de llamarse Teodorica, y en efecto, se hace llamar Teodorica Sardina. Poluto y ella se miran a los ojos, ella le coge de la mano, le acaricia los nudillos con el pulgar izquierdo, cierra los ojos y murmulla la sintonía de Dallas.

Poluto respira, sonríe, se relaja, llora, recita un poema acústico, recuerda, se olvida, repta, canta una canción con voz ajena, baila, vacila, salta a la pata coja, sueña que sueña el sueño que nunca soñó su padre, despierta, abre los ojos, le da un abrazo a Teodorica y resuelve. Cuando vuelve a la fábrica de garabatos sublimes, sus compañeros le reciben con los brazos abiertos y el culo apretado. La nota que había dejado en su taquilla era muy explícita: Me voy al otro barrio a buscar. Ahora, habiendo hecho de vientre (tras años haciendo de 'tolai'), con chapita nueva y sardina en lata comenzará de cero.

Salud!

Comentarios

Nora Buena ha dicho que…
Se me ocurre que Poluto ahora estará diciendo "Patata" sin esperar que le hagan una foto, y que habrá vuelto del otro barrio con una voz ajena, probablemente la de Fonseca Goljünter o Retnujlog Acesnof que seguramente tuviese el culo más apretado que los amigos de Poluto. Sobre todo porque es islandés, no por otra cosa... Las sardinitas y chapitas en su lata y tu post, la flor y nata. Nora Buena es tu aliada.
Anónimo ha dicho que…
Supongo que los rituales para empezar de cero varían de una persona a otra, pero como desconozco donde está Fonseca Goljünter (que suena hasta diabólico incluso leído del derecho) me lo guardo en mi baúl de "Fórmulas mágicas, matices, detalles y recovecos", que desde que conocí mr.vértigo no hace mas que crecer. Qué semana llevas.. ¡brutal!
Anónimo ha dicho que…
Buenísimo!!!!!!
Voy a ver si sueño que sueño el sueño que nunca nadie soñó que soñaría y de paso resuelvo.
Antoñita la fantástica
Anónimo ha dicho que…
Buenísimo!!!!!!
Voy a ver si sueño que sueño el sueño que nunca nadie soñó que soñaría y de paso resuelvo.
Antoñita la fantástica

Entradas populares de este blog

Un cruce figurado

Bloqueado, sin respuestas ni preguntas, con vista cansada y voz sin fuerza, como un fundido a negro (como se diría en modo audiovisual) y sin opción de empezar de cero en otra pantalla. Más o menos es el atuendo emocional con el que esa mañana se levantó Alexander. Y eso que el día anterior había sido de esos que enriquecen y dejan recursos para una larga temporada. Por ejemplo había vendido su última novela (El crimen y la gestión aparte) a su editora; la película de North, su mujer, titulada Sabias con más de un tema, estaba triunfando entre crítica y taquilla; la gotera del salón se había convertido en agua pasada; y por fin había llegado la lámpara alemana de los años 30 que compró a una "retroanticuaria" virtual. Pero la mente manda, con sus normas y tiempos.

North había salido temprano a una rueda de prensa y él tenía que terminar un artículo sobre ironía de la vida. Así que asumido el bloqueo bajó al Nitty a desayunar. En el fondo de un charco se encontró …

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Sin estridencias

En mitad de la carretera, a pie de asfalto... Ya no pincha, ni mucho menos corta. Pero toma postura y digiere la curva peligrosa.