Ir al contenido principal

ROMERO EL CERRAJERO

No hace falta fijarse mucho para darse cuenta de que la calle está llena de pegatinas de cerrajeros. Los bajos de las puertas metálicas, las cajas de luz y agua, las farolas, verjas, frentes humanas, suelas de zapatos... Cualquier superficie, con sentido, es válida para anunciar un servicio que siempre parece pertanecer al mismo establecimiento. Lo que jamás había visto es cerrajería y romero brotar en un mismo sentido.

La foto la hice ayer por la mañana. Había pasado por delante cientos de veces, pero nunca me había fijado en la composición. Es normal, porque es la primera vez que ando por esa calle (una cualquiera) de Norte a Sur; y no en sentido austral o diapasónico. Así es la vida y el misterio de las perspectivas. Ahora que veo el romero sin necesidad de llamar al 'abrepuertas', miro y comprendo que entrar es cuestión de salir de la burbuja que nos rodea desde enanos.

La llave es nuestra, pero muchos no la quieren sin querer y se la ceden etermamente a un sereno que ni han elegido ni saben de qué va, pero lo llevan de fábrica -como decía líneas más arriba- desde enanos. Si no lo entiendes, llama a Romero el cerrajero... Él responde, pero antes tienes que contestar a su santo y seña: ¡¡Si me queréi', irse!!

Salud!

Comentarios

CYBRGHOST ha dicho que…
Tiene que ser realmente bueno! A ti te ha abierto la puerta al romero y sin tan siquiera llamarle!!

Entradas populares de este blog

Un cruce figurado

Bloqueado, sin respuestas ni preguntas, con vista cansada y voz sin fuerza, como un fundido a negro (como se diría en modo audiovisual) y sin opción de empezar de cero en otra pantalla. Más o menos es el atuendo emocional con el que esa mañana se levantó Alexander. Y eso que el día anterior había sido de esos que enriquecen y dejan recursos para una larga temporada. Por ejemplo había vendido su última novela (El crimen y la gestión aparte) a su editora; la película de North, su mujer, titulada Sabias con más de un tema, estaba triunfando entre crítica y taquilla; la gotera del salón se había convertido en agua pasada; y por fin había llegado la lámpara alemana de los años 30 que compró a una "retroanticuaria" virtual. Pero la mente manda, con sus normas y tiempos.

North había salido temprano a una rueda de prensa y él tenía que terminar un artículo sobre ironía de la vida. Así que asumido el bloqueo bajó al Nitty a desayunar. En el fondo de un charco se encontró …

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…