Ir al contenido principal

Cámara Abierta 2.0: Cuestión de Ciencia...

Publicado en el blog de Tras la 2

Desde ayer estamos en plena Semana de la Ciencia (hasta el 22 de noviembre). En Cámara Abierta 2.0 queremos asomarnos a este universo desde nuestro callejón de La2. Por ejemplo, comenzamos poniendo Sinfonía con nombre propio: “The Symphony of Science”. Un canal de vídeo construído con retales musicales ‘involuntarios’ de astrónomos como Carl Sagan o el astrofísico Neil DeGrasse Tyson

Antes, nos pasamos por las Jornadas de Blogs y Ciencia celebradas en CosmoCaixa (Alcobendas, Madrid). Allí estuvimos con Eugenio Manuel Fernández, Miguel Artime y Manuel Hernán. Vamos, los protagonistas de este encuentro que comenzó a celebrarse el año pasado en el Pamplonetario. También quisimos conocer un poco mejor el CERN, o lo que es lo mismo, el laboratorio del Consejo Europeo para la Investigación Nuclear...

Por si a estas alturas alguien no se ha dado cuenta, el programa 158 estuvo protagonizado por la Ciencia…

Pero también barrimos para casa... y os presentamos el clan de rtve.es... Un portal infantil que inició su andadura, en fase beta, allá por el mes de junio y que, aunque sigue siendo una criatura, cuenta ya con más de 30 series y 500 episodios de las mejores sagas infantiles... por tener, tiene hasta su propia red social... especialmente pensada para los más pequeños...Seguro que os gustó la primera entrega de El Cobrador del gas de las casas encantadas de la República Popular China ¿Y la segunda? Ya sabéis que su director Alfredo López ganó el premio de la mejor trología en la pasada edición del Jameson Notodofilmfest... Pues agarraos, porque os pasamos la tercera y última parte de esta saga rodada gracias a internet.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
roman kifk scorm operator agtel sells reduces rabbit imitates marc violation
semelokertes marchimundui

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

El recorte tendido

Cuando Carlos se levantó todo estaba en su sitio, menos él, que se sentía de vuelta y media. Echó de menos el recorte de periódico que la noche anterior había tendido en la cuerda de las historias pendientes; junto a la ropa que no usa pero lava. Con el ritual del desayuno tuvo que combinar tostadas con hipótesis. La primera consistía en cuestionar la existencia del recorte, ¿habría sido parte de un sueño? La segunda, en desestimar la primera duda, ya que recordó que había escrito una nota en su móvil que aludía a la historia recortada. Tercera, pensó que se había levantado de madrugada y en un acto surrealista se la había ocultado a sí mismo. Y en la cuarta se preguntaba, si se lo había ocultado, ¿por qué lo había hecho?

Concluido el ritual y el desayuno, la respuesta llegó de forma natural. Sentado en el inodoro observó la posible escena delante de él. Se veía a sí mismo levantado de madrugada. Leía la historia del recorte entre la consciencia y el sueño. Su cara reflejaba dolor, rab…