Ir al contenido principal

CEDE EL PASO, PERO NO PARA

Julio Destrezo es un cachondo, diría la mayoría. Para una minoría, practicamente minoritaria, es un agitador. Pero sobre todo, aún siendo fotógrafo y pintor de brocha parda, es un poeta. Me explico, le contrataron para exponer un solo cuadro o foto en la galería pretenciosamente denominada Alhambra.

Chapakines del siglo XXI, la muestra coral, buscaba dar diferentes perspectivas sobre el arte chapakín clásico y contemporáneo*. El muro, muralla o pared en el que se colgaban las obras imitaban en pladur el azulejo típico andaluz. Y Bernardo Incierto, comisario, estaba orgulloso de su... obra, el conjunto.

Cada uno de los artistas de medio pelo (casi no había presupuesto para lustrosas melenas) fueron aparcando -sabedores de que la suya era el no va más- sus... cuentos pintados.

Qué ternura le producía ver las batallas artísticas desde un escalón atrás (la posición del que cede el paso sin concesiones). Así que sólo faltaba su nicho por cubrir. Se tomó su tiempo, le llamó Incierto para presionar... Y tranquilamente 'el Certezo' aparcó en su hueco. La imagen se titulaba De relieve y consistía en una foto hecha al mismo azulejo andaluz de la pared expositoria. Vamos, un fotograma transparente y no menos transversal.

Para muchos, un cachondo, para otros un caradura. Para mi gusto, un artista. Apartarse, sin despreciar su espacio, para dejar sitio, de relieve, a los otros... Incluido Incierto con su obra.

Salud!
------------------
*Así se conoce a la corriente de artistas que forraban sus vidas con azulejo mudéjar ornamentados a base de matices escandinavos.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Un Julio Incierto, cede y deja paso a un Agosto Certero, sin pararse en el tiempo que ha de pasar sin más, ni menos
Anónimo ha dicho que…
lo que no es Incierto es que se puede ser un artista y a la vez cachondearse del personal, todo en uno y con aplausos. Que sea invisible no quiere decir que no sea, y parece que es porque todas las miradas han caído en el mismo hueco.isa

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

El recorte tendido

Cuando Carlos se levantó todo estaba en su sitio, menos él, que se sentía de vuelta y media. Echó de menos el recorte de periódico que la noche anterior había tendido en la cuerda de las historias pendientes; junto a la ropa que no usa pero lava. Con el ritual del desayuno tuvo que combinar tostadas con hipótesis. La primera consistía en cuestionar la existencia del recorte, ¿habría sido parte de un sueño? La segunda, en desestimar la primera duda, ya que recordó que había escrito una nota en su móvil que aludía a la historia recortada. Tercera, pensó que se había levantado de madrugada y en un acto surrealista se la había ocultado a sí mismo. Y en la cuarta se preguntaba, si se lo había ocultado, ¿por qué lo había hecho?

Concluido el ritual y el desayuno, la respuesta llegó de forma natural. Sentado en el inodoro observó la posible escena delante de él. Se veía a sí mismo levantado de madrugada. Leía la historia del recorte entre la consciencia y el sueño. Su cara reflejaba dolor, rab…