CERTEZA SALPICONA E INSEGURIDAD IMPLOSIVA SOBRE LA MUERTE

Supieron que era él, Román Sòplàjer por el pendrive ignífugo que llevaba colgado al cuello. El resto del cuerpo estaba completamente calcinado y lleno de certezas salpiconas. Olía a mala hostia y pocos amigos, pero esos matices sólo los podía apreciar el detective Evaristo Privado. Conocía su historia desde el principio y no estaba dispuesto a compartirla con la Policía, ni mucho menos con los agentes de movilidad urbana. Se debía a Octava Fraile, la novia del cadáver, y a nadie más. Ella puso precio al proceso de búsqueda.

No se sorprendió cuando Evaristo le pasó el informe. Era lógico, le había extendido un cheque en blanco (y negro) por encontrarlo muerto cuando todo el mundo daba por hecho que estaba vivo. No, no le quemó Privado ni lo mató. La gente adoraba a Sòplàjer, demasiado. Pero las certezas salpiconas sólo podían llevar a una dirección, la de su amigo (¡mejor amigo!) Astuto Galván. En una ocasión, una cena de Navidad, borracho perdido, aseguró -sonriente en mitad de una conversación sobre la muerte-, que Román se ahogaría en su propia seguridad...

Poco después, Octava, pillaba en el baño a Astuto practicándose una certeza... Con la sorpresa y el sobresalto la salpicó. No hubo sobresueldo en ese momento que la mantuviera callada. De hecho gritó, pero el secreto sólo lo compartiría poco después con Privado. Había llegado la hora de enterrar la duda y encontrarse con Astuto... Y así lo hicieron, pero éste, se había quitado la vida. Evaristo y Octava lo olieron antes de llegar, tanto, como la inseguridad implosiva que impregnaba su casa. No superó estar permanentemente a la sombra del acento que siempre apoyaba y enfatizaba a Román.

Salud!

Comentarios

Juana ha dicho que…
El problema de "enterrar la duda", a la que te descuidas sale de la cripta y ..... la tenemos liada .... la duda se transforma, siempre se transforma.
Anónimo ha dicho que…
parece que más que ahogarse en su propia seguridad, Román se quemó entre certezas y acabará enterrado entre una duda y un tipo Astuto. Da igual quién pusiera el acento, al final los dos han acabado a la sombra (de un ciprés, probablemente). isa
CYBRGHOST ha dicho que…
Genial, aunque hoy me sobran los coemntarios :-)
Daniel Seseña ha dicho que…
Nunca sobran los comentarios Cyber. Sin comentarios esto no tiene sentido.

Salud y comentarios!
CYBRGHOST ha dicho que…
Me refiero Dani, que tengo la cabeza seca, que me ha gustado muchisimo pero hoy no se por donde comentar :-)

Entradas populares de este blog

Entrada nueva

LO OPUESTO A ESBELTEZ, HIJA

En blanco, arriba el telón