Ir al contenido principal

EL PARAGUAS REANIMÓ A LA ESTRELLA DE LA RADIO: EL APARCACOCHES

Mr.Espíritusanto (@espiritusanto) y un servido servidor salíamos de comer de Lalanda. Él haciendo una pausa en su periodismo ciudadano y yo buscando la crónica de ficción, más allá de Tras La2. Y qué coñas tiene la realidad que nada más cruzar la puerta, nos encontramos con el panorama que véis en la imagen. Inmediatamente lo apodó como "Radioparaguas" en su twitpic y yo encontré la glosa surreal que buscaba... Eso sí, con un sujeto-objeto muy tangible.

Cómo no, me vino a la cabeza aquel pasaje memorable de El Leviatán (Paul Auster), en el que un personaje muy carismático invita a Benjamin Sachs a refugiarse bajo su paraguas con varillas pero sin tela impermeable... la tormenta era salvaje y Benjamin, sin dudarlo, se protege de ella bajo aquel techo encantador.

En este caso el personaje, bien podría llamarse Manto Gutiérrez. Es el aparcacoches del garito de al lado y viste un peto fluorescente amarillo ácido. Ésta es su casa, su puesto, y ella... su mejor e inseparable amiga: un viejo transistor suturado por una goma, ya poco elástica (que impide que se descuajaringue). Seguramente, sepa más de lo que calla bajo el paraguas sobre, por ejemplo, el crimen de Martínez, la resurrección de Casimiro o el arte emancipatorio de Rodolfo. Investigaremos.

Salud!

Comentarios

José Ignacio Mortilotti ha dicho que…
La radio que nos protege del chaparrón de política de otros medios...¿? :D
Sin duda, curioso y muy conceptual
Daniel Seseña ha dicho que…
Qué bien traído! Por cierto, seguro que por las increíbles calles de Oviedo se mueven miles de historias como ésta, no? Mándame alguna pista, compañero bloguero!
Oscar Espiritusanto ha dicho que…
Decía @casal cuando envíe la foto a twitter que la radio tiene sintonizada Intereconomía. Curioso que sea un "Transistor con GOMA" el que tenga Intereconomía después de ver el vídeo que compartías en Facebook. (http://www.youtube.com/watch?v=xvx4sjQspnM)

Abrazo amigo ;)

Entradas populares de este blog

Un cruce figurado

Bloqueado, sin respuestas ni preguntas, con vista cansada y voz sin fuerza, como un fundido a negro (como se diría en modo audiovisual) y sin opción de empezar de cero en otra pantalla. Más o menos es el atuendo emocional con el que esa mañana se levantó Alexander. Y eso que el día anterior había sido de esos que enriquecen y dejan recursos para una larga temporada. Por ejemplo había vendido su última novela (El crimen y la gestión aparte) a su editora; la película de North, su mujer, titulada Sabias con más de un tema, estaba triunfando entre crítica y taquilla; la gotera del salón se había convertido en agua pasada; y por fin había llegado la lámpara alemana de los años 30 que compró a una "retroanticuaria" virtual. Pero la mente manda, con sus normas y tiempos.

North había salido temprano a una rueda de prensa y él tenía que terminar un artículo sobre ironía de la vida. Así que asumido el bloqueo bajó al Nitty a desayunar. En el fondo de un charco se encontró …

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Sin estridencias

En mitad de la carretera, a pie de asfalto... Ya no pincha, ni mucho menos corta. Pero toma postura y digiere la curva peligrosa.