Ir al contenido principal

Cámara Abierta 2.0 EBE que EBE

Cámara Abierta 2.0 se ha pasado el fin de semana en Sevilla, cubriendo el Evento Blog 2009 -EBE, para los bloguer@-. Es la tercera vez que nos pasamos por ahí. El primer año fueron a rodar Georgina Cisquella (ex directora) y Nuria Verde (redactora); la pasada edición se lo trajeron Marta Rodríguez (directora) y César Vallejo (realizador); y este año me ha tocado a mí.

La verdad, ha merecido la pena. Dicen que han asistido 1.500 blogueros; francamente, a mí me han parecido por lo menos 1.000 más... Y no sólo estaban de tapas, desvirtualizándose y haciendo contactos, también asistían a las conferencias. Sí, sí, el auditorio ha estado siempre practicamente lleno... Salvo en algún momento concreto, apenas ha habido bostezos y pequeñas cabezadas. Y durante los premios Bitácoras … hasta la bandera y más.


Se ha hablado de emprendedores, de nativos digitales (esa nueva raza que tanto suena últimamente), de la web en tiempo real, de los datos y la controversia sobre a quién pertenecen; se han entregado los premios Bitácoras.com (una gala emocionante no, ¡lo siguiente!)... Y mucho más, pero no voy a hacer una crónica. Tenéis una información más completa en rtve.es, que para eso nuestra compañera Vanesa Rodríguez de Interactivos se ha pasado tecleando y fotografiando todo el EBE a pie de escenario. También, cómo no, en el medio oficial: La información.com.

Ha sido un placer compartir espacio e impresiones con todos: Paloma Llaneza, Chiqui de la Fuente, Laura Pintos, Raúl Ordóñez, José Luís Perdomo, Manuel Eugenio Fernández, Miguel Artime, Alibaimor, Fogonazos, Enrique Dans, Susana Alosete, Javier Peláez, Pablo Herreros, Javier F. Barrera, Koro Castellano, Ícaro Moyano, Sergio Mahugo, Los Sinfuturo, Dulce Heredia Rosa J.Cano, Delia Rodríguez, Sindo Lafuente, Borja Echevarría, Kurioso, Samuel Aguilera, Cristina Granados, Manuel Martín, Luis Rull, Fernando Tellado, Víctor Grande, Cristina Domínguez, Berto Pena, José Antonio Bautista, Gina Tost, Rafa Osuna, Fernando Tricas, Berta (todo un ejemplo que conoceréis mejor en el próximo programa), Miki, Wicho, José Daze , Bárbara Yuste, Emilio Rey, Marcos García, Rubén Sánchez, Jose A. Pérez... Y desde twitter, con Juana Talavera, Netámbulo, Macarena Rodríguez... Y tantos más que seguramente me dejo; espero que me disculpen.

Y ahora, si queréis ver el resultado de horas y horas de rodaje (junto a Mariano Villalba y Pipo Navarro y nuestra inseparable miniDV al más puro estilo Tú Ruedas de Cámara Abierta 2.0) no os perdáis el programa de mañana.

Las fotos de rtve.es

PD.: Gracias por el agasajo, los elogios y las críticas constructivas. Tomamos nota.

Salud!

Comentarios

Juana ha dicho que…
Pendientita estoy de vuestro resumén, que será genial con toda seguridad.
Espero que además de trabajar lo pasáseis bien.
Un abrazo
Jesu ha dicho que…
¡Eh! ¡Eh! ¡Cuéntame a mí también, que me apunté por toa la cara en la entrevista que te estaban haciendo! :P

Anoche no pude ver vuestro programa, pero estoy esperando a que lo subáis para ver si salgo diciendo burradas, jajajaja.

¡Un saludo, y encantado de habernos encontrado de nuevo!
Maikelnai ha dicho que…
Un placer haber hablado contigo y los Dans aquel ratito en la cafetería del hotel. Me quedo con la divertidísima anécdota de la jugarreta que te hizo tu jefa ;-) Un abrazo y a ver si nos vemos por Asturias.

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

El recorte tendido

Cuando Carlos se levantó todo estaba en su sitio, menos él, que se sentía de vuelta y media. Echó de menos el recorte de periódico que la noche anterior había tendido en la cuerda de las historias pendientes; junto a la ropa que no usa pero lava. Con el ritual del desayuno tuvo que combinar tostadas con hipótesis. La primera consistía en cuestionar la existencia del recorte, ¿habría sido parte de un sueño? La segunda, en desestimar la primera duda, ya que recordó que había escrito una nota en su móvil que aludía a la historia recortada. Tercera, pensó que se había levantado de madrugada y en un acto surrealista se la había ocultado a sí mismo. Y en la cuarta se preguntaba, si se lo había ocultado, ¿por qué lo había hecho?

Concluido el ritual y el desayuno, la respuesta llegó de forma natural. Sentado en el inodoro observó la posible escena delante de él. Se veía a sí mismo levantado de madrugada. Leía la historia del recorte entre la consciencia y el sueño. Su cara reflejaba dolor, rab…