Ir al contenido principal

EL ESTORNUDO QUE TEORIZÓ

Hoy se cumplen 100 años del primer estornudo de la Ingeniera de Términos, Marieta Pausita Larga (Cuenca, 1881 - 1953). Entonces residía en Berlín. Desde que terminó la carrera, sus compañeros y paisanos sabían que empezaría estornudando una trayectoria profesional llena de éxitos. Y así fue. Aunque nadie la conoce y la prensa ha ignorado sus hazañas, los que la conocieron saben el valor de sus acciones y las consecuencias de las mismos. Aquel estornudo marcó un antes y un después en el terreno de los Términos inconclusos de media Europa.

Estornudo
se llama a las grandes conclusiones. Y en Términos no hay mejor recompensa que un término concluido... una frase que termina y no se pierde, una conversación que lo es y además se prolonga por necesidad y termina después de haber recogido todos los puntos de vista posibles. Estornudo es intervenir para completar. Marieta Pausita Larga estuvo meses rogando a su profesor de tesis, Turquino Franhfüller, para que le dejara intervenir en la tertulia florín. Una de las más famosas del mundo científico por sus interesantes teorías pero también por sus conclusiones que no son...

Cuando por fin obtuvo el beneplácito entró en la sobremesa del Rockhaussen, el equivalente berlinés del Gijón. Escuchó e intervino, preguntó y teorizó y cuando llegó el momento (se exponía la teoría de formular en sueños y dar valor a los resultados) estornudó. Por fin se cerraron los puntos y cosieron el patrón de un nuevo café teórico.

Marieta se adelantó a su Término.

Salud!

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Un estornudo es un acto reflejo convulsivo, es provocado por partículas extrañas que provocan irritación. De hecho, el estornudo es un mecanismo de defensa.

Es decir, sacar de ti mismo todo aquello que molesta e irrita, y enviarlo a tomar viento fresco...

Fdo.: colaborador en el diccionario
La Zapateta ha dicho que…
Todo en su justo Término es adecuado: una tos, un carraspeo, un gemido, un suspiro, un "cuesco" o un estornudo. El de Marieta, sin embargo, situó el nivel muy por encima de "lo justo" y ahora si haces lo justo te quedas corto, al menos con respecto a los Grandes como ella. Por eso, y sin que sirva de precedente, invito a todos a estornudar con fuerza antes de que acabe el año, a ver qué nos pasa. Eso sí, ni abráis los ojos al estornudar -que se salen-, ni lo hagáis durante las uvas -que también se salen-. Feliz 2010... aaaachuáss!!!
Daniel Seseña ha dicho que…
Zapateta y Colaborador. Gracias por estornudar conmigo en un día como hoy... tan cercano al final de la primera década del siglo XXI.

Me dicen algunos personajes, como Martínez, Casimiro, Retarda, El Turco, etc... que se suman y que brindan pa'dentro al ritmo del estornudo.

Salud!!
Juana ha dicho que…
En el instante justo antes del estornudo está el "profundo silencio" y luego es .... todo fuera .... te quedas como dios jeje
Anónimo ha dicho que…
Gracias a ti Dani por dejarnos estornudar, tropezar, teorizar, marear,crear erratas sin principio ni final, sentarnos en un banco con nombre de número, y sobre todo por abrirnos la ventana de tu ficticia realidad.

Feliz 2010!
fdo.: colaborador
Anónimo ha dicho que…
Pues Juana, Zap y Colaborador, en "profundo silencio" y con todo 'el sobrante' a punto de salir por la ventana, os deseo igualmente Feliz 2010!

Y como siempre: ¡Salud!
Anónimo ha dicho que…
Lo importante siempre es llegar a buen término, lo sabemos, pero es que lo de Marieta es formidable. Y yo sin conocer esta parte de la Historia, menos mal que nos este blog nos descubre lo 'indescubrible'.

Fdo.: El que reprimía el estornudo y que nunca más lo hará.
Anónimo ha dicho que…
Yo creo que la gente que sabe adelantarse a su término y convencer de lo contrario a Turquino Franhfüller debería decidir en asuntos de Estado.

Entradas populares de este blog

Un cruce figurado

Bloqueado, sin respuestas ni preguntas, con vista cansada y voz sin fuerza, como un fundido a negro (como se diría en modo audiovisual) y sin opción de empezar de cero en otra pantalla. Más o menos es el atuendo emocional con el que esa mañana se levantó Alexander. Y eso que el día anterior había sido de esos que enriquecen y dejan recursos para una larga temporada. Por ejemplo había vendido su última novela (El crimen y la gestión aparte) a su editora; la película de North, su mujer, titulada Sabias con más de un tema, estaba triunfando entre crítica y taquilla; la gotera del salón se había convertido en agua pasada; y por fin había llegado la lámpara alemana de los años 30 que compró a una "retroanticuaria" virtual. Pero la mente manda, con sus normas y tiempos.

North había salido temprano a una rueda de prensa y él tenía que terminar un artículo sobre ironía de la vida. Así que asumido el bloqueo bajó al Nitty a desayunar. En el fondo de un charco se encontró …

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…