NO ES UNA ERRATA, ES LO QUE HAY

Por Fabio Carabeo
Me cuenta Ferdando Mona (no es una errata, es Ferdando) que ha llegado a una conclusión simultánea (entre lo que piensa y lo que deja de pensar): los amigos de verdad son los que no te felicitan en Facebook. Me ha ocurrido un fenómeno inédito en mi vida, me dice. Resulta que el 27 de noviembre, el día de mi cumpleaños, sólo me mandó un sms mi abuelo Aurelio Mona (el único que me queda)... No me llamó ni mi madre ni mi padre, ni por supuesto mis hermanas... pasaron de mí. Eso sí, en Facebook y en Linkedin me llovieron las felicitaciones. Algunas, incluso, con más de tres palabras y un mensaje más allá de "Que tengas un gran día...".

Dos días después, me llamaron mis amigos Tony, Rula, Jorge y Mario. Ninguno están 'pareados' conmigo en ninguna red. Dicen que soy un coñazo, porque no hago más que contar gilipolleces que no entienden.

Es lo que hay, pensé. Lo que no sabe es que yo soy su abuelo Aurelio. Vamos, no es que sea yo. Es que él, su abuelo real, se marchó hace un tiempo a la Patagonia. Como no quería hacerle daño, me pidió que mantuviera el secreto y le mandara mensajes de vez en cuando. El otro día, por cierto, me di de alta en Facebook como abuelo Aurelio. A ver cómo salimos de este entuerto. Me acaba de llegar una postal virtual. Está feliz, dice, entre nada.

Comentarios

CYBRGHOST ha dicho que…
No sé si tendrá razón , pero mi madre (para la que Internet no acaba de dejar de ser satánico) lleva tres años felicitándome ya con un día de retraso porque se le olvida.
Netambulo ha dicho que…
Eso es como el refranero popular 2.0 que dice: "Vale menos que un amigo en Facebook"

;-)

J.
Juana ha dicho que…
Esto no es la realidad, en Twitter hay gente muy interesante y siempre dice que es importante "desvirtualizarse", saquemos de esto el mejor partido posible, inundemos de buenas intenciones internet, pero sabiendo que esto no es la realidad.
El cuerpo a cuerpo es la realidad.
Aún así un besazo a todos.

Entradas populares de este blog

Entrada nueva

En blanco, arriba el telón

LO OPUESTO A ESBELTEZ, HIJA