Ir al contenido principal

PAUSAS APARTE, ¿EMPEZAR O SEGUIR?

Quiere empezar algo, pero no sabe cómo terminar de empezar. Desconoce los métodos para seguir e ignora si se puede o no continuar con esa actitud. Sueña con encadenar dos hechos seguidos y juntarlos con tres ideas consecutivas; es más, sería feliz si tras una pausa reanudara la marcha ya empezada. Se castiga por no saber qué hacer, por no decidir cómo ni cuándo estar en ese sitio del que hablan a la hora adecuada.

Recibe
llamadas de ánimo, los mendigos le aplauden cuando pasa, las cajeras de los distintos 'súper' que frecuenta le guiñan un ojo mientras le conceden un descuento amistoso, el kioskero le mete siempre en el periódico un suplemento de regalo y algún coleccionable extraordinario, el carnicero travesti le pica la carne con más cariño que a los demás clientes y en el barrio nadie es más agasajado que él cuando entra en el portal. Y eso que es el único que no devuelve saludos.

Un cura
le comentó que podía empezar por empezar y su terapeuta le sugirió algo parecido, eso sí, le invió a preguntarse por qué no seguir antes de empezar. Así que Figuro Andrés Retórico ha acudido a La meseta (la tienda -que sigue porque empezó- de puntos y comas del barrio) y ha pedido una pausa y dos puntos y seguidos aparte. Y es que lo único que tiene claro, gracias a un sueño recurrente y no menos revelador, es que necesita "un paréntesis introspectivo para reanudar la marcha"; cito textualmente.

Comentarios

Juana ha dicho que…
Los paréntesis son reveladores, necesarios e imprescindibles para saber los signos de cualquier ecuación, para cambiar de signo, para tomar referencias .... y me he perdido en no se donde .... espero reanudar la marcha y encontrar el Sur.
Anónimo ha dicho que…
Me siento bastante identificada con Figuro. Me figuro que es por lo de no saber cómo terminar de empezar. Siempre cogiendo carrerilla para saltar sin acabar de elevar los pies del suelo. Siempre posponiendo para mañana lo que no puedo hacer hoy...en fin, que creo que será mejor seguir que empezar otra vez.
M.
Anónimo ha dicho que…
lo que más me impresionó de esta crónica fue el principio del final, porque sigue. Y la verdad, me gustaría ver al cura tumbado en un diván.
Daniel Seseña ha dicho que…
Juana, en el Sur hay una pausa que es un puntazo encontrar para no caer en el coma del invierno. Yo recolecté muchas para poder disfrutar del norte del verano y no perderlo en invierno. Gracias por tu fiel seguimiento!!

M, me alegro de que te identifiques con uno de los personajes que pululan por aquí. Pero si te identificas con figuro, te recomiendo este link a un post sencillamente brutal (e inventarial) que si no lo conoces, no deja de... "seguir" http://loscuentosquenuncacuento.blogspot.com/2009/12/llegare.html

Anónimo, el recomentario a M, es el mismo que te brindo a ti. No dejes de leer el Inventario que propone Isa.

Y ahora, sigo.

Salud!
Anónimo ha dicho que…
Sin este blog la blogosfera estaría coja... sin pausas, sin puntos ni comas, sin silencios, sin personajes participio sin gentilicio, ni reflexiones necesarias para seguir reflexionando o pensando en chorradas que no lo son para que parezcan siendo chorradas. Que los delirios y las surrealidades nos acompañen para razonar como es debido, que no habido.

Un asiduo que no suele comentar y que hoy comenta
Anónimo ha dicho que…
Sobre todo, no sé qué sería de la blogosfera sin los personajes de este blog, sus nombres y las historias que encierran.

Fdo.: el mismo del comentario anterior.
Anónimo ha dicho que…
Uno se pone a terminar de empezar y en el proceso de encargar unos puntos y unas comas resulta que escribe un post maravilloso como este. Pero lo increíble es que mientras uno se explica a sí mismo (o al de al lado) resulta que también está explicando al que está al otro lado, lejos, muy cerca, encima, tal vez debajo o entrelíneas. Enhorabuena por esa capacidad de "explicar" (surrealismo mediante).

¿Me explico?
Daniel Seseña ha dicho que…
Te explicas y qué lujo de observación: "mientras uno se explica a sí mismo (o al de al lado) resulta que también está explicando al que está al otro lado, lejos, muy cerca, encima, tal vez debajo o entrelíneas".

Gracias, "Me explico".

Asiduo "en silencio hasta ahora", qué puedo decir? No creo que nada cojee, pero gracias por el piropo. Incluso por esas chorradas que no son, pero sí necesarias para que lo parezcan. Veo que eres muy muy asiduo. En fin, seguiremos la senda surreal.

Salud!
copifate ha dicho que…
Se me han adelantado muchos colegamentaristas. No me importa. De acuerdo con todos, que ya suele ser difícil.
Esta entrada de hoy, casi salida, es sin duda genial. Por lo visto los monos dicen "krak" cuando viene el leopardo y krak-oo para advertir de peligros en general. Hasta ahí han llegado. Nosotros tenemos el blog de Dani y el gen del lenguaje. ¡Qué fortuna!
Anónimo ha dicho que…
ME sumo a copifate y me atrevo a decir: Dani, tan cerca de Fin de año con este post que hoy nos regalas, querido ¡has dado la campanada! Genial!

Besos y feliz año a todos los lectores de Periodismo Ficción, que ya veo que cada vez somos más.

Viki

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

El recorte tendido

Cuando Carlos se levantó todo estaba en su sitio, menos él, que se sentía de vuelta y media. Echó de menos el recorte de periódico que la noche anterior había tendido en la cuerda de las historias pendientes; junto a la ropa que no usa pero lava. Con el ritual del desayuno tuvo que combinar tostadas con hipótesis. La primera consistía en cuestionar la existencia del recorte, ¿habría sido parte de un sueño? La segunda, en desestimar la primera duda, ya que recordó que había escrito una nota en su móvil que aludía a la historia recortada. Tercera, pensó que se había levantado de madrugada y en un acto surrealista se la había ocultado a sí mismo. Y en la cuarta se preguntaba, si se lo había ocultado, ¿por qué lo había hecho?

Concluido el ritual y el desayuno, la respuesta llegó de forma natural. Sentado en el inodoro observó la posible escena delante de él. Se veía a sí mismo levantado de madrugada. Leía la historia del recorte entre la consciencia y el sueño. Su cara reflejaba dolor, rab…