Ir al contenido principal

PERATA DEL VALLE CONSECUENCIA

Se llama Perata del Valle Consecuencia y es una pequeña localidad situada (según el gusto del navegador) entre Reikiavik y Alcobendas; o entre Empanada de Buho y Timbu. Apenas llega a los 18 habitantes, pero por estas fechas -como se suele decir- se peta; vamos que vuelve a casa por Navidad hasta ese que aparece en las frases hechas... El tal tato.

Perata es un pueblo tranquilo del que todo consecuente (gentilicio) emigra sabiendo que siempre hay reacción. En Nochebuena se reúnen todas las familias en torno a una mesa de madera de castaño poroso que construyó el tataranieto del fundador del Valle: Fausto Causa Gato Preto. Había sangre portuguesa, poco supersticiosa (a pesar de ese gato negro del apellido), en la saga. Y gracias a esa acción, más el respeto y cariño por el pueblo de todos, la consecuencia perdura.

Todos
-hasta el Tato- son más que felices, porque saben poner sobre la mesa (de forma tangible o cada uno para sus adentros) las consecuencias que tiene cada decisión que toman en sus vidas. Cada paso que dan, cada palabra que dicen, cada discusión que tienen, cada palabra que escriben, cada vez que van al baño... Y encima, también sobre la mesa, comparten un hecho: no por ser conscientes de las respuestas a sus actos, son menos espontáneos que los oriundos de Villaligera.

No es coña, es Perata del Valle Consecuencia. ¡Salud!

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Esto me recuerda a una versión navideña del banco 54. La que le espera a esa bonita mesa, el peso de todas las decisiones (hasta las del Tato) sobre ella!. Menos mal que su condición de mesa de madera porosa le permitirá filtrar y dejar caer sin que nadie se de cuenta las consecuencias más pesadas. isa
La Zapateta ha dicho que…
A mi nunca me han gustado los poros consecuentes, y mucho menos las consecuencias porosas porque, no hay quien las extraiga. Recuerdo una profesora de matemáticas cuya nariz atesoraba un campo de profundos poros, vacíos de geometría y llenos de mala "leche". Consecuentemente, poroso os lo cuento.
CYBRGHOST ha dicho que…
Genial, es para contárselo a los niños como una fábula. ¿Y lo pillé a la primera!.
copifate ha dicho que…
He consultado Timbu y como su nombre casi indica es la capital de Bután y lo mejor es que allí se instalaron dos semáforos que fueron rechazados por la población y retirados... por ser muy impersonales!!!!!!
Eso es otra manera de ser consecuentes.

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

El recorte tendido

Cuando Carlos se levantó todo estaba en su sitio, menos él, que se sentía de vuelta y media. Echó de menos el recorte de periódico que la noche anterior había tendido en la cuerda de las historias pendientes; junto a la ropa que no usa pero lava. Con el ritual del desayuno tuvo que combinar tostadas con hipótesis. La primera consistía en cuestionar la existencia del recorte, ¿habría sido parte de un sueño? La segunda, en desestimar la primera duda, ya que recordó que había escrito una nota en su móvil que aludía a la historia recortada. Tercera, pensó que se había levantado de madrugada y en un acto surrealista se la había ocultado a sí mismo. Y en la cuarta se preguntaba, si se lo había ocultado, ¿por qué lo había hecho?

Concluido el ritual y el desayuno, la respuesta llegó de forma natural. Sentado en el inodoro observó la posible escena delante de él. Se veía a sí mismo levantado de madrugada. Leía la historia del recorte entre la consciencia y el sueño. Su cara reflejaba dolor, rab…