SONORO NON, JE NE REGRETTE RIEN

Sin mediar palabra se deslizó cuesta abajo hasta caer en el pozo de Sonoro Martín. Sonoro es un gañán de barrio conocido por su distribución urbana de trampas aleatorias. Y quien cayó fue Pormucho Quecalle, un treintañero inocente que ha roto dos o tres platos en su vida, más un vaso opaco de cerámica. Durante el desliz pensó en las comas, los puntos y demás pausas que ha interpuesto -de más- en sus frases, fases y juzgados.

Sonoro es un especulador de errores vecinales; un sinvergüenza con cara de piel y patilla de cordero; un pedazo de cabrón sin medida que busca deslices allá por donde rebosan; un canalla aficionado a la caza organizada de mosquitos con trompeta en cabestrillo. Y por los poros de Pormucho Quecalle emanan despropósitos, errores del pasado y todos los del porvenir. Así que se juntaron el hambre extremo con las ganas de morir... o al menos de matar una parte de él.

Cuando llegó al fondo quitó la pavesa -o la parte ya quemada del pabilo- y decidió rectificar. Ahora, hace unos cinco minutos se ha hecho un bocata de Nocilla mientras observaba su colección de Airgamboys y pensaba en los peldaños que tiene que pisar (por delante) antes de llegar al desenlace que pretende. Se siente todo un adulto bañado en oro pueril, con el suficiente equilibrio equidistante y ecualizado como para saber qué pensar y sentir como hombre o como niño en función del momento a vivir. C'set La Vie.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Ni le bien qu'on m'a fait,
ni le mal, tout ça m'est bien égal
Non, rien de rien

la versin española es esa de no, no , no me arrepiento, volveria a hacerlo
Juana ha dicho que…
Pues yo encuentro ¡monísimos! a los muñequitos .... ¿estaré "deparramando"? ....
Netambulo ha dicho que…
"...su colección de Airgamboys"
¡¡Es genial!!, así como las fotos.

Ainss, cuántos recuerdos me traen los Airgamboys y también una rebanada de nocilla.
CYBRGHOST ha dicho que…
El mundo esta lleno de cabrones de esos que buscan los huecos en las defensas ajenas para aprovecharse y de pardales que les dan de comer y que aprendemos a hostias.

Entradas populares de este blog

Entrada nueva

En blanco, arriba el telón

LO OPUESTO A ESBELTEZ, HIJA