UN FINAL SIN PRINCIPIO

Por Fabio Carabeo
Ahí donde le veís (sí, el que conduce la moto), ha tenido una vida rodeada de respuestas a sus preguntas. Nada le ha faltado, ni dinero ni salud -y como digo- ni silencio ante la duda más oculta. Sin embargo, Porgado Tracción se compró una tele de infinitas pulgadas para su salita de cine "en casa"; se puso El último mohicano (Michael Mann) por 3o1º ocasión y todo cambió para siempre. Tras las últimas palabras de Hawkeye dirigidas a su amada Cora Munro (tipo Iremos a vivir a casa de mis primos...) después de toda la sangría sufrida a lo largo del filme, se desplomó.

Desde que se levantó de su estado de inconsciencia, minutos más tarde, se le cae la casa encima, sufre náuseas en el nombre de Daniel Day-Lewis y miles de preguntas se han quedado sin su respuesta. Por ejemplo, ¿Cómo puede ser que después de ver esta película más de 300 veces haya sido ahora, con su propia tele de infinito tamaño cuando se ha dado cuenta de lo ridículo del diálogo final? Sólo hay silencio. No sabe cómo resolver la fórmula: duda + esfuerzo + respuesta. A cambio, Dolby Surround, el sertter que le apoya en la foto... se ha convertido en su padre espiritual. Le acompaña y le asiste en todo. Es su respuesta ante tanto final sin principios.

Envía la foto JC. Carrazón, un galdosiano de cabo a... saco.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
duda + respuesta = esfuerzo
Anónimo ha dicho que…
duda + esfuerzo = respuesta
Anónimo ha dicho que…
Ante mi desconcierto (mezclado con risa) por esa frase final de la peli que yo tampoco supe escuchar, sólo puedo añadir que siento aTracción por este post. Y le doy ánimos a Dolby porque es él el que ahora llevará con esfuerzo el peso de las dudas a pesar de ir de paquete.isa
Juana ha dicho que…
Y yo me pregunto ¿no es obligatorio llevar casco, que hace el de atrás que no lo lleva? .... menos mal que hago puente, después de una "noche loca" es lo que pasa, que uno ve fotos "raras" jeje

Entradas populares de este blog

Entrada nueva

LO OPUESTO A ESBELTEZ, HIJA

En blanco, arriba el telón