Ir al contenido principal

Y AL FINAL EMPIEZA JUSTO AHORA

Primero fue el aguacate y después Martínez y su ambigua defunción. Hoy Justo Ahora y Martín Doblosky merecen protagonizar el último post del año. ¿Por qué? Porque forman un dúo ideológico perfecto. Porque me los crucé en un momento en el que necesitaba cruzármelos y desde entonces se dedican, entre otras cosas, a equilibrar balanzas profesionalmente. Sopesan como nadie y dicen lo justo como pocos. Son una versión de Epi y Blas o Jack Lemmon y Walter Matthau, y tantos amigos que se mueven entre la ambigüedad sexual y la resistencia a comprometerse con alguien del sexo opuesto.

Estando juntos pueden mantener sus sueños de juventud; vivir el pasado una y cinco mil veces; extrañar a todo el mundo; soñar con amores rotos; disfrutar de la inmadurez perenne y hacer de ello una forma de vida; inventarse una vida imposible; ser cómplices de juegos cuyas reglas sólo ellos conocen; odiarse y profesarse devoción eterna a la vez; reírse de todos y todo sin complejos; llorar por separado y razonar lo justo en conjunto; ver películas sin Agobios (el enemigo del Instituto); mancillar nombres y vidas ajenas a escondidas...

Uno se come la cabeza, el otro disfruta con las cosas tal y como vienen. Compaginan neuras, complejos y recursos. Comparten el dinero que ganan. Y como no podía ser de otro modo, esta noche se comerán las uvas juntos. Es más, después, mientras todo el mundo duerme, charla o sale... Ellos tienen una fiesta muy personal que celebrar: la particular batalla de bolas de calcetín de Fin de Año. Una guerra -única donde las haya- que sirve para recibir la segunda década del siglo XXI de la mano de la prenda menos valorada, la que nos da y cubre pie... y la que sin duda es la base de mucha vida: el calcetín.

Salud y feliz año nuevo!

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Le deseo a la extraña pareja una justa, equilibrada y sobre todo divertida guerra de bolas de calcetín para que sigan haciéndonos disfrutar, cada uno con lo suyo y a su manera.

Muy feliz año nuevo.

isa
Daniel Seseña ha dicho que…
Lo mismo te desean -que me lo han soplado- para tí, tu inventario y para todo lector de este blog. Feliz año a todos!!
Netambulo ha dicho que…
Feliz Año Dani y que 2010 nos traiga muchas más historias y personajes en Periodismo Ficción.

Eres un hacha. Son impresionantes los textos y giros de tus posts.

¿Para cuándo un libro recopilador del Universo de Periodismo Ficción?

Nos vemos pronto, nunca mejor dicho. ;-)

Juanan.
CYBRGHOST ha dicho que…
Creo que se van a coger un piso compartido en la calle Cabeza Pensante ¿no?.
Que reserven algún calcetín que aún queda Reyes.
Feliz Año.
Daniel Seseña ha dicho que…
Juanan, lo mismo te digo con tus "nocturnidades netámbulas". Y por supuesto, feliz año!!!

Cyber, yo creo que están buscando apartamento más por Colación, que queda más cerca de la guarida del coyote.

Salud!!!
Juana ha dicho que…
Al personal hay que aceptarlo tal como es y, si hay que liarse con los calcetines, pues .... vamos a ello, a calcetinazo limpio jajajaja
Gracias por alegrar mi vida con tus historias.
En realidad, gracias a todos los que circulan por aquí.
Un abrazo
¡Feliz Año!
capitán garfio ha dicho que…
Feliz año nuevo.....2010

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

El recorte tendido

Cuando Carlos se levantó todo estaba en su sitio, menos él, que se sentía de vuelta y media. Echó de menos el recorte de periódico que la noche anterior había tendido en la cuerda de las historias pendientes; junto a la ropa que no usa pero lava. Con el ritual del desayuno tuvo que combinar tostadas con hipótesis. La primera consistía en cuestionar la existencia del recorte, ¿habría sido parte de un sueño? La segunda, en desestimar la primera duda, ya que recordó que había escrito una nota en su móvil que aludía a la historia recortada. Tercera, pensó que se había levantado de madrugada y en un acto surrealista se la había ocultado a sí mismo. Y en la cuarta se preguntaba, si se lo había ocultado, ¿por qué lo había hecho?

Concluido el ritual y el desayuno, la respuesta llegó de forma natural. Sentado en el inodoro observó la posible escena delante de él. Se veía a sí mismo levantado de madrugada. Leía la historia del recorte entre la consciencia y el sueño. Su cara reflejaba dolor, rab…