Ir al contenido principal

2010 EMPIEZA EN EL BANCO 54

Os podéis imaginar la vidilla que ha tenido el Banco 54 durante la última noche del año y las primeras horas de 2010. Gracias a Godfredo Cotillón puedo pasaros tres breves historias con finales felices. Es un colaborador silencioso que sólo trabaja en jornadas festivas. Viste calcetines dispares y orejeras de gamuza azul. Un cuadro, vamos; eso sí, toma nota (que no uvas) como nadie.

-Una joven pareja de quinceañeros que discutían por el sms inoportuno y cargado de alevosía de una ex novia de él. Ella lloraba y recriminaba, él aguantaba el temporal. Al final, todo terminó con un abrazo, un morreo intenso y mucho cotillón alrededor.

-Avanzo hasta el final de la noche (o el principio del 1 de enero) para hablaros de las tres ancianas que posaron para Periodismo Ficción. Fernanda, Tertulia y Morera, como es tradición, se sentaron con tres tazones de chocolate y muchos churros (envueltos en un cucurucho de papel de aluminio) a comentar sendas veladas con sendas familias. La de Tertulia ha sido la más surrealista. El nieto 'trasto' decidió amargar la Nochevieja cantando compulsivamente canciones de Ricky Martin y un tal Sandoval. ¡Terrible! Exclama Tertulia mientras se endulza la vida con amigas y porras.

-Menguado y Zafira. Taxista y transexual en mitad de la noche hacen una pausa en sus vidas para vivir una vida efímera de apenas tres minutos. Se besan, se abrazan, se regalan cacahuetes y frutas de Aragón y cómo no, una pequeña ensaimada por roscón sin misterio. Lo hacen todos los años al parecer. Después se desean lo mejor y quedan para la década que viene. No sé cómo empezó esta historia, no sé cómo se comunican durante el año (de hecho creo que no lo hacen) y no sé hacia dónde van... pero promete.

Feliz año!!

Comentarios

Juana ha dicho que…
Este año es "pequeño" al fin y al cabo solo suma 3, que es muy poco.
A veces uno se comunica y no sabe como .... pero promete sin duda.
Anónimo ha dicho que…
LLego tarde, pero gracias a Cotillón que lo cuenta todo puedo decir que me encanta que el nuevo año haya empezado en ese gran banco con calcetines dispares, morreos intensos, churros, una vida de 3 minutos y como no, con frutos secos de por medio. Gran entrada, de blog y de año. isa

Entradas populares de este blog

Un cruce figurado

Bloqueado, sin respuestas ni preguntas, con vista cansada y voz sin fuerza, como un fundido a negro (como se diría en modo audiovisual) y sin opción de empezar de cero en otra pantalla. Más o menos es el atuendo emocional con el que esa mañana se levantó Alexander. Y eso que el día anterior había sido de esos que enriquecen y dejan recursos para una larga temporada. Por ejemplo había vendido su última novela (El crimen y la gestión aparte) a su editora; la película de North, su mujer, titulada Sabias con más de un tema, estaba triunfando entre crítica y taquilla; la gotera del salón se había convertido en agua pasada; y por fin había llegado la lámpara alemana de los años 30 que compró a una "retroanticuaria" virtual. Pero la mente manda, con sus normas y tiempos.

North había salido temprano a una rueda de prensa y él tenía que terminar un artículo sobre ironía de la vida. Así que asumido el bloqueo bajó al Nitty a desayunar. En el fondo de un charco se encontró …

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Sin estridencias

En mitad de la carretera, a pie de asfalto... Ya no pincha, ni mucho menos corta. Pero toma postura y digiere la curva peligrosa.