Ir al contenido principal

DE... PRESIONES, SGAE Y 2010

Por Fabio Carabeo
Es curioso el inicio de un año y más cuando la primera década de un siglo recién estrenado llega a su fin. Algunas cosas, que ya pesan de por sí, parecen ejercer una presión doblemente molesta para el cuerpo humano (mente e IVA incluídos en el precio). Mirad la foto. A un vecino, le ha dado por abandonar semejante cajón lleno de cientos de casetes ¿qué le pesaba a este sujeto/a? Sería un/a peluquero/a que las 'ejecutaba' como música de fondo y no pudo soportar el acoso de los agentes de la SGAE? (Sociedad, por cierto, que ha visto mermadas sus recaudaciones un 12% y se ha lanzado a la calle a cobrar hasta el apuntador).

Y qué me decís de esta otra imagen... un equipo entero destartalado y desparramado por los suelos. Estaba, curiosamente en el portal adosado al anterior, donde tiraron las cintas; vírgenes unas y otras de estudio. ¿Un procesador que dejó de procesar como se le exigía? ¿Sería la herramienta de alguien que ya no encontró utilidad (en general), llevado por lo efímero de las nuevas fabricaciones tecnológicas? Quién sabe, igual siente frustración por no llevar en su interior una placa base; o quizá es un agente -con placa de sheriff- de la Sociedad General de Autores que ha decidido tirarlo todo por... borde.

Pues esto no ha hecho más que empezar. Habrá que estar muy pendientes de las ventanas, a ver si nos va a caer un canon de más en la cabeza, mientras paseamos por la calle.

PD.: Igual hay que rebuscar entre aquellas Cuclillas quijotescas.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Uno suele tirar a la basura aquello que no sabe cómo olvidar, y piensa que a base de no verlo, desaparecerá de su memoria para siempre... los "cacharros, cintas, y libros" se pueden tirar...el olvido es mejor guardarlo a buen recaudo, no sea que salga por la ventana de cuclillas y nos asedien miles de recuerdos
M.
Anónimo ha dicho que…
jaja, yo tengo un gran amigo que es agente nada secreto de la SGAE. Nunca sale con el canon en el bolsillo en su tiempo libre, pero cuando canto siempre le tengo que invitar a una caña. Si me oyerais sabriais que es justo.
CYBRGHOST ha dicho que…
Que la SGAE no se preocupe, que con el nuevo disco de Ramoncín recupera ingresos, va a ser la bomba, lo menos venderá... 3 copias.
Daniel Seseña ha dicho que…
¿Qué fue de un grupo se llamaba Pato de Goma? tendrán autor como derechos que fueron al éxito de los 80s. La vida es una casete, y la barca un cúmulo de cánones difíciles de deletrear. Y esto... una auténtica paja mental. Salud a todos!!
capitán garfio ha dicho que…
Su canción era "chicos malos " verdad...???
O me equivoco..???
Daniel Seseña ha dicho que…
Jajaja (risa de verdad). Efectivamente, Capi, y el tío era un hortera que tocaba el teclado.
capitán garfio ha dicho que…
Me acordé de la canción, sólo con el nombre del grupo.....pero hace tanto tiempo, que dudé....
Un saludo

Creo que ya opiné en otro post, lo que pienso de la SGAE....

Y no es nada bueno....jeje

Entradas populares de este blog

Un cruce figurado

Bloqueado, sin respuestas ni preguntas, con vista cansada y voz sin fuerza, como un fundido a negro (como se diría en modo audiovisual) y sin opción de empezar de cero en otra pantalla. Más o menos es el atuendo emocional con el que esa mañana se levantó Alexander. Y eso que el día anterior había sido de esos que enriquecen y dejan recursos para una larga temporada. Por ejemplo había vendido su última novela (El crimen y la gestión aparte) a su editora; la película de North, su mujer, titulada Sabias con más de un tema, estaba triunfando entre crítica y taquilla; la gotera del salón se había convertido en agua pasada; y por fin había llegado la lámpara alemana de los años 30 que compró a una "retroanticuaria" virtual. Pero la mente manda, con sus normas y tiempos.

North había salido temprano a una rueda de prensa y él tenía que terminar un artículo sobre ironía de la vida. Así que asumido el bloqueo bajó al Nitty a desayunar. En el fondo de un charco se encontró …

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Sin estridencias

En mitad de la carretera, a pie de asfalto... Ya no pincha, ni mucho menos corta. Pero toma postura y digiere la curva peligrosa.