Ir al contenido principal

EL JUEGO DE LAS MUÑECAS

Por Fabio Carabeo
Mientras los magos de Oriente se paseaban por las calles del mundo, una señora vagaba desorientada y medio desnuda por una vía que jamás pisarán los Reyes. La mujer iba hablando sola; bueno, mascullaba más que vocalizaba, además tenía el dedo índice de la inseguridad metido en la boca, lo cual hacía más difícil entenderla. Pero creo que decía algo así como: Sí, sí, quiero la tabla de Baggamon con todas sus muñecas dentro... y repetía, Sí, sí quiero la tabla de Baggamon con todas sus muñecas dentro.

La escena me dejó bastante tocado. No me la quitaba de la cabeza y tuve que recurrir a la magia del Lexatín para ayudarme a desalojar el plano interno. Pero cuando se fue, en el fondo se quedó. Porque con la calma me levanté a tomar un chocolate (concesiones sólo válidas en noches de insomnio navideñas) y en la cocina volvió a escena nuestra loquita. Se sentó frente a mí dispuesta a dialogar. Seguía medio desnuda y con el dedo en la boca. Y yo, cagado de miedo, como Bruce Willis en El Sexto Sentido antes de morir a manos de uno de sus pacientes... desnudo.

Tranquilo
, repitió la señora tres veces. No te va a pasar nada. Sí, estoy completamente loca, pero ni eres mi terapeuta ni yo tu ejecutora, sólo quiero mi Baggamon con las muñecas dentro. Lejos de tranquilizarme mi acojone aumentaba enteros. Y así fue hasta que se movió hasta la nevera, abrió la sección de verduras, sacó el juego de mesa, comprobó que Barbies y Barriguitas estaban juntas dentro de la tabla lúdica y se marchó; no sin antes decirme: Yo prefiero el Trankimazin pues el Lexatín me aleja demasiado de la lejanía de mí misma.

Obviamente aquello fue un sueño
, pero ahora que me despierto veo en el árbol, en lugar de bolas de colores, piezas que no encajan. Joder, con los Reyes, voy a pedir la portabilidad de nuevo al gordo barbudo del Atleti.

-----------
*La imagen la encontré de casualidad buscando por "Barriguitas vs Barbies" y caí en este post. Es lo que tiene la blogosfera... es un juego de Baggamon.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Periodismoficción removiendo y yo recordando:

Me paró por la calle, sólo tres dientes pero muy grandes. Sonreía y hablaba con calma pero no iba a permitir que me fuera. No quería muñecas pero sí mis botines rojos..."se te ve tan cómoda dentro de ellos. Los quiero". Inquietante y real. Recuerdo que pensé que podía haber sido un personaje de por aquí.

Gran encuentro el tuyo, aunque sea en sueños.
CYBRGHOST ha dicho que…
Uff el gordo barbudo del Atleti está mucho más acojonado y sufre mucho más. Piénsalo dos veces y tres lexatines.
Daniel Seseña ha dicho que…
Anónimo: podrías desarrollar ese terrorífico encuentro a golpe de dientes y compartirlo... Promete y mucho!

Cyber: Ese bastante tiene con lo suyo, lo pienso. Lo de los lexatines, mejor para las irrealidades reales de noches imposibles de ficción.

Salud!!
Anónimo ha dicho que…
A veces son los encuentros con "los otros" los que despiertan nuestro lado demente, que es el que no nos deja dormir.
En estos casos, me recomendaron, unos enanitos guardianes de blancanieves, sentarse cara a cara con la locura y comerse una manzana envenenada (sirve cualquier otro psicotrópico tipo el que comentas...).
M.
Anónimo ha dicho que…
Todos llevamos algo de locos, solo que hay quienes lo mecen hasta que se duerme...y los hay a quien no les sirve ese juego de muñecas
Juana ha dicho que…
Los personajes de los sueños siempre son seres ilustrados, conviene escucharlos con detenimiento, preguntarles y mostrarles un profundo respeto, a veces se transforman ....
copifate ha dicho que…
Inquietante en verdad lo de "quiero tus botines rojos..."
Y me gusta lo de que "algunos mecen al loco que llevan dentro hasta que se duerme" También inquieta.
Yo soy de Lexatin.

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

LO OPUESTO A ESBELTEZ, HIJA

Es madre, atleta y pinchadiscos (a partir de las 00 horas, cada día de su vida). Y al mismo tiempo es alguien. Nadie en concreto, sencillamente alguien; que es mucho sin ser nada. Lo lleva bien y mal, regular y como puede. Su hija Sandra sigue sus pasos de cerca. Y lejos quedan los pasos que ambas dieron para encontrarse en aquel país africano donde se conocieron; que siempre estará más cerca de lo que dicen... y menos de lo que creen.

Fábula y Sandra viven una vida que nunca -cada una en su fuero interno- pensaron que vivirían. Fábula buscó a Sandra y Sandra encontró a una madre de fábula. Fue casual, pero no. Y ahí están imprimiendo una vida con todos los colores que tienen a su alcance; y usando sólo el blanco y negro para ocasiones sensacionales. Viven sin parar y no miran hacia atrás, salvo lo necesario para poder vislumbrar lo que tienen delante... Que es lo que cuenta, sin menospreciar el presente.

Mucho han trabajado para estar donde están; mucho más han sufrido lo que no pensab…