Ir al contenido principal

EL MISTERIO DE LAS LISTAS GRAPADAS

Que al ser humano en general le encanta etiquetar y hacer listas es obvio y propio de la condición... Pero grapar la lista de la compra a un ranking de "cosas por hacer" es otro tema de mayor calado. Ocurrió ayer por la mañana, mientras me dirigía a cambiar una de las juntas que unen algo en el interior de mi coche (de tercera o cuarta mano y cuentakilómetros trucado). Dos hojas grapadas, procedentes de un bloc de notas cuadriculadas, yacen en mitad de la calle. Me llama la atención la cantidad de texto que hay escrito, y sobre todo, su bonita caligrafía en negro pluma.

No me resisto, la cojo y empiezo a cotillear. Está recién perdida, se nota porque no hay pisadas ni de zapatos ni de neumáticos. En la "lista de la compra" (que no la listilla de turno) insiste -con subrayado- en no olvidar las gulas ni los pepinillos holandeses; después un babero nuevo para el niño/a, un nuevo juego de servilletas sin estampados, cerveza (6 latas), un kilo de carne picada... Hasta aquí todo en orden; pienso en la radiografía se nos podría hacer analizando nuestras compras (pero éste es otro post).

Paso página (sin cambiar de vida) y me encuentro con la sorpresa: "Cosas por hacer". Y en este inventario leo lo siguiente: Foll. es. noche s/f (una clave que imagino se traduce en "follar esta noche sin falta"); saltar sin tapujos en el parque de Azar (me intriga); burlarme de Jaime; sentirme como en casa; llorar a moco tendido sin que me lo reprochen; comer lo que me dé la gana; disfrutar; marearme sin potar; desayunar sin ayuno; reanimar a mi marido; reflotar la ideología; sopesar sin prejuicios maniqueos; reír sin motivo... Torear la perdiz.

No sé que cara se me quedó, pero cuando llegué al taller, no me pude resistir y le enseñé la lista a Dimitri Juan (el mecánico rumano). Estuvimos un buen rato deduciendo y atando conceptos. Después guardó mi coche y quedamos en dos días cuando las juntas junten. Aún no me he recuperado de la intriga; tengo las listas pegadas en la nevera con un imán.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
me parece muy útil la lista de las cosas por hacer, creo que empezaré a adjuntarla a la lista de la compra

M.
Anónimo ha dicho que…
Hay listas para todo, de la compra, de turno, de cosas que hacer e incluso de espera. Pero cuando tienes que apuntarte ese foll. s/f, jaja, mal asunto. Aunque tal vez sea “sin faltas”. Genial inventario el que has encontrado.
Anónimo ha dicho que…
Foll. es. noche s/f

Foll. abreviatura de following

Asi que la que perdió la lista, no tenia ni idea de ingles, pues segun ella "Foll es noche" en ingles.
lo que despita es ese s/f... que pueden ser tantas cosas "sin fin" "su favor" "su foca"..."su falo"...

ejem que complicao
Juana ha dicho que…
Un día, sin darme cuenta, les hice una nota a mis compañeros en una de "mis listas" (en la parte de detrás) .... se pasaron años "choteandose" de lo que leyeron, pero no os lo pienso contar jajajajaja
A veces me alegro de que no conozca personalmente a "casi" nadie de Internet, seguro que me "dedicaban" entradas de este calibre .... jajajajajaja
Mi marido dice que doy mucho "juego" para el cachondeo jajajajaja
Anónimo ha dicho que…
Por favor, le ruego se ponga en contacto conmigo. La hoja es mía y quisiera recuperarla. Como se entere mi marido me mata.
Si me la devuelve le prom. q. le est. et. agr. y lo lam.toda la p.
CYBRGHOST ha dicho que…
Yo tengo una lista de esas. Como es habitual no cumplo ni la mitad de las cosas. Y afortunadamente está en el disco duro del ordenador, así que no se me caerá accidentalmente del bolsillo. Caerían muchos mitos si cae en manos conocidas.

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

El recorte tendido

Cuando Carlos se levantó todo estaba en su sitio, menos él, que se sentía de vuelta y media. Echó de menos el recorte de periódico que la noche anterior había tendido en la cuerda de las historias pendientes; junto a la ropa que no usa pero lava. Con el ritual del desayuno tuvo que combinar tostadas con hipótesis. La primera consistía en cuestionar la existencia del recorte, ¿habría sido parte de un sueño? La segunda, en desestimar la primera duda, ya que recordó que había escrito una nota en su móvil que aludía a la historia recortada. Tercera, pensó que se había levantado de madrugada y en un acto surrealista se la había ocultado a sí mismo. Y en la cuarta se preguntaba, si se lo había ocultado, ¿por qué lo había hecho?

Concluido el ritual y el desayuno, la respuesta llegó de forma natural. Sentado en el inodoro observó la posible escena delante de él. Se veía a sí mismo levantado de madrugada. Leía la historia del recorte entre la consciencia y el sueño. Su cara reflejaba dolor, rab…