Ir al contenido principal

SÉ INFIEL Y NO MIRES CON PIN

Se le cayó el móvil al suelo y se abrió en dos. Del Iphone empezaron a salir personas ajenas, personas propias, amigos, familiares, colegas, actores y detractores, emociones que nunca habían pisado la calle, aplicaciones recién aplicadas, elementos eliminados ahora, indultados, mensajes enviados muy archivados, ideas anotadas, juegos sin puntuación y muchos puntos sin su texto ni por su puesto sus íes.

Después decidió no dimitir
y seguir adelante. Su mujer le había corneado (infidelidad reiterada) sin complejos ni censura todo lo que había querido. Lo hizo de manera tan flagrante que llamaba la atención de vecinos y personajes oníricos... todos menos él. Él sólo pensaba en seguir protestando como opositor al Gobierno de un país con nombre ajeno que se desliga de su sentido al pronunciarlo.

Pero ha decidido llevar el móvil a reparar. La garantía, ya caducada, sólo le sirve para nada. Así que el único seguro es él mismo. Y no está muy seguro de ello, pero es lo que hay. Antes de entrar en el servicio técnico (qué binomio tan estructuradamente escatológico) se santigua y ofrece toda su colaboración para devolver el alma y su contenido al roto aparato. Lleva dos días en el taller... Espero noticias pronto.

Salud!

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Cabe preguntarse por qué lleva el móvil a reparar, si es por ver los numeros de la infidelidad o si es una invitacion a que su mujer siga con los cuernos móviles...

Fdo.: el numero primo que te marqué
Anónimo ha dicho que…
Qué interesante versión de la historia de cuernos y gobierno en Irlanda!
Juana ha dicho que…
Yo no entraría, lo has perdido .... uno nuevo, es lo mejor para volverlo a llenar de seres distintos, para hacer hueco a "tiemposmejores" que es un tipo estupendo.
Anónimo ha dicho que…
Mientras que leía todo lo que se caía del móvil me venía la musiquilla de "nietos de toreros disfrazados de ciclistas..." hasta llegar a ese "todos menos él", que iba perfecto. En fin, que no me centro pero no me voy sin decir que el título del post me ha parecido buenísimo, que pocas veces los comento. isa
CYBRGHOST ha dicho que…
Tengo dos teorías:
Una: Al móvil no volverán ni la mitad, porque como en la genial cita de Isa, todos seguro que son pasajeros, es lo que tiene que ande en política (y a los opositores los amigos le duran aún menos).
Dos: Dedicándose a la política... normal que no se enterara de lo de su mujer, ¿cuando se enteran los políticos de algo? Y con un poco de mala suerte su mujer todavía será mejor persona que él pese a todo.
La Zapateta ha dicho que…
A mi, lo que más me llama la atención es que el personaje protagonista carece de nombre. Sin embargo, tras unos breves segundos en los que, martillo y yunque se han aliado en un golpeo sordo interior, he descubierto el porqué: Cuando uno mismo no está en su propio móvil, aunque éste se rompa, uno nunca puede salir de él porque nunca ha entrado y por tanto se queda en el limbo. Es y no es, se llama y no se llama. Por eso, supongo, que su mujer le es infiel, porque nunca está donde tiene que estar.

Entradas populares de este blog

Un cruce figurado

Bloqueado, sin respuestas ni preguntas, con vista cansada y voz sin fuerza, como un fundido a negro (como se diría en modo audiovisual) y sin opción de empezar de cero en otra pantalla. Más o menos es el atuendo emocional con el que esa mañana se levantó Alexander. Y eso que el día anterior había sido de esos que enriquecen y dejan recursos para una larga temporada. Por ejemplo había vendido su última novela (El crimen y la gestión aparte) a su editora; la película de North, su mujer, titulada Sabias con más de un tema, estaba triunfando entre crítica y taquilla; la gotera del salón se había convertido en agua pasada; y por fin había llegado la lámpara alemana de los años 30 que compró a una "retroanticuaria" virtual. Pero la mente manda, con sus normas y tiempos.

North había salido temprano a una rueda de prensa y él tenía que terminar un artículo sobre ironía de la vida. Así que asumido el bloqueo bajó al Nitty a desayunar. En el fondo de un charco se encontró …

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…