Ir al contenido principal

ENCUENTROS, PEQUEÑOS, DETALLES...

Hay veces, os juro, que tengo la sensación de que un duende cabrón me pone el escenario para que mi cabeza se dispare y reviente por encontrar la crónica más absurda... y postforme. Y si no, que alguien me explique qué sentido tiene encontrarme bajo una pantalla de ordenador (en el que subo Cámara Abierta 2.0 a la web) una rana y un tornillo.

Bien, una parte es fácil, el tornillo puede ser el que extravié hace dos días. Pero ¿qué hacen ambos objetos con ánimo de pulcro coexistiendo en una superficie así? Claro, al final rebusco y encuentro... Y hallo una posible solución.

A María Señor, la señora de la limpieza, le salió rana el roscón de Reyes. Y ella que anda tonteando con Rodrigo Jass, el repartidor de documentos y 'recortacupones profesional' de los periódicos, se siente afortunada de que todas las piezas en su vida comiencen a encajar. Ya no cree en cuentos de princesas que besan a una rana/sapo para convertirlos al principado. Tiene bien atornillados los pies en a la tierra. Ahí, digo yo, que está el desenlace de este geroglífico de última hora. O no.

Salud!

PD.: Qué seríamos sin los pequeños detalles.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Lo tuyo, Seseña, no se llama duende. Es algo más innato.Y me refiero a ese captar la suprarrealidad, la realidad invertida, la ficción, la subrealidad cercana y lejana, propia y ajena.Captarla y llevarla a las letras.
Es algo que llevo pensando varios post...lo tuyo no es un duende, es un don.

M.
Daniel Seseña ha dicho que…
Yo te digo que es un duende cabrón. "M, de innato en mí no hay nada más que lo que viene de nacimiento, y eso se aprende" (como diría mi amigo Fabio). Y yo aún no sé que he... aprehendido en el proceso. Sólo veo ranillas y tuercas.

De todos modos, gracias M por creer que merece la pena dedicar un hueco a leer lo que escribo. Salud!
Juana ha dicho que…
Tiene muy pero que muy buena pinta "el tornillo y la rana" o historias que gusta leer de vez en cuando porque agradan a mi espíritu.
Y estoy de acuerdo, lo tuyo es un "don" que nos tiene aquí gratamente enganchados.
Patricia ha dicho que…
Duendes, dones, tuercas, etc. Yo sólo sé que cada día entro aquí y me cuesta salir. Porque me lo paso muy bien y además, acabo patas arriba. :)
Anónimo ha dicho que…
Ya lo decía aquel: se puede partir de cualquier cosa... Y difícil o no, en tus historias siempre se acaba llegando(o encajando o descubriendo).
Anónimo ha dicho que…
E incluso, tropezando con una misma historia que termina siendo otra, dependiendo el día. Algo pasa aquí dentro!
CYBRGHOST ha dicho que…
Duende no se... cabrón.. no creo, que tus historias no paran de fluir y tu audiencia de subir. Estas creando un estilo nuevo, sea por culpa del duende o talento propio, Y NOS TIENES ENGANCHADOS!!!

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

El recorte tendido

Cuando Carlos se levantó todo estaba en su sitio, menos él, que se sentía de vuelta y media. Echó de menos el recorte de periódico que la noche anterior había tendido en la cuerda de las historias pendientes; junto a la ropa que no usa pero lava. Con el ritual del desayuno tuvo que combinar tostadas con hipótesis. La primera consistía en cuestionar la existencia del recorte, ¿habría sido parte de un sueño? La segunda, en desestimar la primera duda, ya que recordó que había escrito una nota en su móvil que aludía a la historia recortada. Tercera, pensó que se había levantado de madrugada y en un acto surrealista se la había ocultado a sí mismo. Y en la cuarta se preguntaba, si se lo había ocultado, ¿por qué lo había hecho?

Concluido el ritual y el desayuno, la respuesta llegó de forma natural. Sentado en el inodoro observó la posible escena delante de él. Se veía a sí mismo levantado de madrugada. Leía la historia del recorte entre la consciencia y el sueño. Su cara reflejaba dolor, rab…