Ir al contenido principal

'@KURIOSO' PASEO DE LA TELE A LA RED

El miércoles 20 de enero entrevisté a José Jiménez Moltó, autor de Kurioso.es. Una persona con un blog imprescindible. Imprescindible porque, como su propio nombre indica, cada post es curioso de verdad. Rescata pequeñas y grandes historias muertas o escondidas y las reconstruye. ¿Influirá en esta tendencia el hecho de que en su vida real es arquitecto? Parece que sí, porque el tipo observa, planifica y proyecta en el blog...

Ahí está esa historia del hombre que atravesó la montaña en 35 años por pura codicia; un minero real que no quería compartir su oro con los demás, y que recuerda mucho al de ficción que representó Humphrey Bogart en El tesoro de Sierra Madre (John Huston, 1948)... Pero hay más: El niño africano que construía molinos de viento; la niña de los Post-It; o la extraordinaria 'película' de esa pareja que se hizo famosa en internet gracias a su unión virtual a través del Photoshop. Son muchos, demasiados argumentos reales... de personas reales que bien podrían pertenecer a la ficción.

Reconozco que fue el azar de moverme por un blogroll ajeno el que me llevó hasta Kurioso. Y gracias a esa casualidad decidí entrevistar a su autor. No podía dejar de compartir semejante hallazgo con los televidentes. Lo suyo me costó, porque es de los que se resisten a la confrontación con la cámara, pero finalmente mi obstinación venció a su modestia. Ahora quedaba elegir, con las prisas y tiempos de la tele, un sitio... curioso en Madrid. Dimos muchas vueltas y mi compañero y productor de cámara abierta, JC. Carrazón, dijo lo primero que le vino a la cabeza: el Cerro de los Ángeles. Un enclave a las afueras de Madrid, curioso, siniestro y lleno de Historia e historias. Y allí que nos fuimos unas horas.

Lo que no se ve nunca en ningún reportaje es el meta-reportaje. Esa conversación, anéndota o pista que bien podría servir para otra pieza informativa... Los tiempos de la tele siempre dejarán otra historia subyacente fuera de contexto. En este rodaje lo curioso fue el simple hecho de haber podido rodar, porque entre el frío, el viento y los cambios de luz, provocados por el ir y venir de las nubes, hacía imposible hilar dos palabras ante la cámara; ya fuera en una pregunta mía o una respuesta suya.

El resultado
, pienso yo que bastante apañadete, lo podéis ver esta noche a las 20:30h En La2 Además, Kurioso se ha pasado por "el callejón" de Tras la 2 para dar un avance del reportaje...

Salud!

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
...cuando sea viejecito, y mis nietos se arremolinen para oír mis 'chocherías'.. y se aburran con babas y viejas películas. Podré decir: " ..siempre nos quedará El Cerro de los Ángeles".

Saludos y gracias por lo que nunca merecí
Daniel Seseña ha dicho que…
Abrazos y gracias a tí por tu blog! Recuerdos a los nietos desde El Cerro!
raúlciro (día dorado) ha dicho que…
Hola, buenas tardes, amigo Daniel, perdóname “la excesiva cercanía, la intromisión”.
Anoche vi el reportaje que comentas, fue, entre tanta humedad penetrante…, un espacio de Sol merecido. Muchas veces comentamos mi Susana y yo, que “algún canal” de televisión tendría que ser “el equivalente” de “Radio 3” en España y sus mejores momentos, que son muchos. Confieso seguir asiduamente “Página2”, “Redes”, lástima que este último lo estén… reciclando. Espacios como esos, este que has consumado, redundando al citar comentarios de pareja, “devuelven la fe en el género…”, orbitan entre nuestras preferencias más nobles, otros.
Perdona otra vez el atrevimiento, sólo quiero agregar, sin intención alguna de faltar, que hay una cosa que me agrede en “el Callejón”, su virtual; tiene que haber otra manera de hacer más creíble todo, resta, resta mucho. Ojalá encuentren otra solución más adecuada. Sí, sí, imagino que no es tu responsabilidad, sólo daba mi parecer.
Otro abrazo y muchas gracias por esos buenos ratos que nos regalan.
No nos desamparen.
Daniel Seseña ha dicho que…
Amigo Raúl, un placer leer tu opinión y conocer la responsabilidad que depositas en nuestros contenidos. En cuanto al callejón, entiéndeme, no puedo estar de acuerdo puesto que es parte de un trabajo colectivo que, con más o menos acierto, tratamos de sacar adelante desde todos los ángulos informativos posibles... Aunque sea desde un espacio virtual como éste. Te aseguro que si consideras que resta por una cuestión de percibirnos "forzados", es normal... no somos actores, sino periodistas y lo de estar delante de la cámara no es lo nuestro.

Pero respeto tu argumento y lo tengo en cuenta; todo lo que sea constructivo ayuda a mejorar y crecer. Y te agradezco tu comentario y por supuesto que te hayas pasado por mi blog; sé bienvenido y espero verte más por aquí. Por cierto, muy interesante tu vídeo.

Salud!
raúlciro (empane. directo) ha dicho que…
Daniel, buenas noches, amigo, gracias por tu respuesta. Óyeme, parece que no me expliqué bien, cuando me refería al virtual, estaba opinando sobre lo que me parece de inapropiado, el croma, en una situación tan especial. Por supuesto que el trabajo que hacen ustedes es excelente y oportuno, da coordenadas culturales importantísimas. Para nada me parece forzada la actuación de los implicados, para nada, todo lo contrario. A mí, honestamente me choca mucho lo poco creíble que resulta el intento de plató virtual, el croma, además no tiene profundidad…, resta mucho, créeme. Sé que es muy complicado usar esas herramientas, pero estoy seguro que ustedes, gente de tanto talento y recursos, entenderán lo que les digo desde la óptica del espectador simple que soy, y seguro, seguro hallarán otro modo más apropiado, ya verás.
Muchas gracias por tu opinión sobre el vídeo, te dejo, si no te importa otro.
Un abrazo, hermano y no lo tomes a mal, es sólo una opinión, no fuego amigo.
A seguir palante, familia. Les seguimos incondicionalmente.

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

El recorte tendido

Cuando Carlos se levantó todo estaba en su sitio, menos él, que se sentía de vuelta y media. Echó de menos el recorte de periódico que la noche anterior había tendido en la cuerda de las historias pendientes; junto a la ropa que no usa pero lava. Con el ritual del desayuno tuvo que combinar tostadas con hipótesis. La primera consistía en cuestionar la existencia del recorte, ¿habría sido parte de un sueño? La segunda, en desestimar la primera duda, ya que recordó que había escrito una nota en su móvil que aludía a la historia recortada. Tercera, pensó que se había levantado de madrugada y en un acto surrealista se la había ocultado a sí mismo. Y en la cuarta se preguntaba, si se lo había ocultado, ¿por qué lo había hecho?

Concluido el ritual y el desayuno, la respuesta llegó de forma natural. Sentado en el inodoro observó la posible escena delante de él. Se veía a sí mismo levantado de madrugada. Leía la historia del recorte entre la consciencia y el sueño. Su cara reflejaba dolor, rab…