Ir al contenido principal

SE ACABÓ, A EMPEZAR

No ha tenido más remedio que ceder. Ya lo decía la canción: Corta y cambia y no te des tanta importancia... Corta y cambia y deja a un lado la arrogancia (Rh+). Pero que nadie crea que lo ha aceptado gracias a una reprimenda ajena, procedente de un amigo, o compañero, familiar, tutor o jefe; que va, ha sido él solito quien se ha dado cuenta.

Descubrió que lo que le hacía daño no era el egoísmo de su compañero de clase Rodri Mecano: ni sus codazos; tampoco su ensimismamiento permanente; no señor. Lo que le hacía daño era su propia y perpetua sensación de que la culpa de su falta de iniciativa (que tanto le reprocha su profesor se Historia y su monitor de defensa personal), de su limitado arrojo, de sus fracasos, de sus redacciones poco motivadas, etc, la tenía Rodi. Esa convicción le había provocado más daños colaterales, tanto como emocionales, que un raquetazo en la cara en un día de frío.

Pero ya está. Desmantelado el ogro comienza el verso. Claro que ahora -tantos cursos escudándose y protegiéndose de sí mismo bajo el mismo argumento- tiene toda una carrera universitaria por delante + una vida por recorrer sin paraguas protector y/o volador que valga... Y desentonar el maldito Virgencita, virgencita que quede como estoy.

PD.:
Como habréis comprobado, no sé su nombre. Se da el caso en este post de que nuestro protagonista tiene sentido por su opuesto. Que en este caso empezó siendo Rodi y terminó desmantelado en sí mismo. Por todo ello, parece, le deja en un singular anonimato de ficción por oposición.

Comentarios

CYBRGHOST ha dicho que…
Siempre tenemos tendencia a buscar un culpable ajeno para evitar enfrentarnos a nuestras propias culpas.
Daniel Seseña ha dicho que…
El ogro o la bruja piruja siempre tendrán la misma forma; que nos ayuda a seguir viéndolos como algo ajeno a nosotros... Pero me comentaba el vecino Duldián Desconocido (rescatado hace poco por un comentario de "isa") que hay que rascar mucho para verse a sí mismo como un ogro o una bruja piruja y aunque todos lo sabemos en teoría, muy pocos obran en consecuencia como el anónimo bachiller de este post.

Salud!
Juana ha dicho que…
Mi marido siempre me dice "gira la cámara" y verse uno a sí mismo es muy difícil, auque yo siempre le conteste "pero es lo más fascinante que puedes hacer"

Ir al interior de uno mismo es como un viaje las profundidades del Amazonas, hay de todo .... brujas, aguilas, gorilas, bestias .... todos ellos tienen alguna historia que contarte, solo hay que escucharlos ....
La culpa no existe, solo la responsabilidad de tu propia vida.
En esta vida ¿somos dos? ....
Daniel Seseña ha dicho que…
"La culpa no existe, solo la responsabilidad de tu propia vida". Me lo apunto, Juana, gracias!
Anónimo ha dicho que…
Echar la culpa a otros, llamense ogros, brujas, duendes, trolls, es cuestión de tiempo. La culpa se va haciendo cada vez más densa, más pesada y más opaca.
Por éso, yo creo, que lo mejor es echar la culpa fuera de uno mismo, y si es preciso "abandonar el campo antes de la batalla"
M.
Anónimo ha dicho que…
¿No fue Duldián el que perdió una (d) tras una terapia?. Todos vamos perdiendo algo para ganar cosas nuevas que al final acabamos sabiendo nombrar. Es bonito. isa

P.D:por cierto que me pica pero no me rasco, no vaya a ser.
Daniel Seseña ha dicho que…
Esa D... ese "perder para ganar". Esas botas perdidas entre cebollas en desuso... Cuantas erupciones en un "rasca" de Lunes!

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

LO OPUESTO A ESBELTEZ, HIJA

Es madre, atleta y pinchadiscos (a partir de las 00 horas, cada día de su vida). Y al mismo tiempo es alguien. Nadie en concreto, sencillamente alguien; que es mucho sin ser nada. Lo lleva bien y mal, regular y como puede. Su hija Sandra sigue sus pasos de cerca. Y lejos quedan los pasos que ambas dieron para encontrarse en aquel país africano donde se conocieron; que siempre estará más cerca de lo que dicen... y menos de lo que creen.

Fábula y Sandra viven una vida que nunca -cada una en su fuero interno- pensaron que vivirían. Fábula buscó a Sandra y Sandra encontró a una madre de fábula. Fue casual, pero no. Y ahí están imprimiendo una vida con todos los colores que tienen a su alcance; y usando sólo el blanco y negro para ocasiones sensacionales. Viven sin parar y no miran hacia atrás, salvo lo necesario para poder vislumbrar lo que tienen delante... Que es lo que cuenta, sin menospreciar el presente.

Mucho han trabajado para estar donde están; mucho más han sufrido lo que no pensab…