Ir al contenido principal

ALMACÉN DE INTENCIONES

Después de jugarse el habitual partidillo de baloncesto con sus colegas, Andrei Pérez Cluj, salió disparado al almacén de intenciones pendientes; cada vez que encesta piensa en las suyas. Y a pesar de pasarse todo el día en contacto con ellas, no es capaz de darlas salida. Piensa y existe, recopila y pregunta, bromea con las intenciones ajenas y apila las exageradas... Pero nada, tiene que visualizar el partido que viene para aceptar quizá que no las tiene. o busca en lugar equivocado.

Suele terminar a eso de las 18 h
. Sale a la calle confuso. ¿No tengo intenciones? Si es así, ¿desde cuándo; desde siempre? ¿Las perdí al entrar a trabajar en el almacén? Éstas y otras preguntas fueron cogiendo turno en su cabeza ayer tarde. Cuando llegó a casa se hizo un filete vuelta y vuelta y lo acompañó de una hoja de perejil, escrita por ambas caras con textos sin sentido; sin conexión. Consiguió dormir en paz, y algo murió dentro de él. Pero a la mañana siguiente, saltó la sorpresa.

Se disponía a machacar la canasta cuando su amigo Iguana, le tiró al suelo. Juan Xoro, otro de la pandilla que hacía de árbitro se agarró el antebrazo con la mano y gritó: ¡Falta intencionada! Y de aquella infracción, el hueco vacío de Pérez Cluj, comenzó a recibir intenciones sucedidas y otras por venir. La falta y la intención habían creado equipo.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
¡Qué bueno este diccionario de intenciones propias, ajenas o inexistentes!. Eso sí, mi sonrisa viene hoy con esa hoja de perejil escrita por las dos caras.

Volveré a leerlo porque es uno de esos post que como una vez ya dije tienen la cualidad de 'explicarnos mientras se explican a ellos mismos'. Y siento repetirme, no era mi intención. isa
Juana ha dicho que…
Hay un amigo mio que gusta de escribir esta frase:
"lo intentas, lo cosigues .... pero siempre con amigos"
Daniel Seseña ha dicho que…
Isa, siempre captando esos detalles tan invisibles como la hoja de perejil "tallada". Siempre en el clavo.

Juana, no sé si con amigos, andrei es más individual de lo que parece. Creo que es su intención. Pero releyendo el post, me doy cuenta de que hay un personaje que tengo que explorar... Es ese amigo que hace de árbitro. Tiene que tener lo suyo.

Gracias, amigas!

Entradas populares de este blog

Un cruce figurado

Bloqueado, sin respuestas ni preguntas, con vista cansada y voz sin fuerza, como un fundido a negro (como se diría en modo audiovisual) y sin opción de empezar de cero en otra pantalla. Más o menos es el atuendo emocional con el que esa mañana se levantó Alexander. Y eso que el día anterior había sido de esos que enriquecen y dejan recursos para una larga temporada. Por ejemplo había vendido su última novela (El crimen y la gestión aparte) a su editora; la película de North, su mujer, titulada Sabias con más de un tema, estaba triunfando entre crítica y taquilla; la gotera del salón se había convertido en agua pasada; y por fin había llegado la lámpara alemana de los años 30 que compró a una "retroanticuaria" virtual. Pero la mente manda, con sus normas y tiempos.

North había salido temprano a una rueda de prensa y él tenía que terminar un artículo sobre ironía de la vida. Así que asumido el bloqueo bajó al Nitty a desayunar. En el fondo de un charco se encontró …

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Sin estridencias

En mitad de la carretera, a pie de asfalto... Ya no pincha, ni mucho menos corta. Pero toma postura y digiere la curva peligrosa.