Ir al contenido principal

ATRAPA A UN LADRÓN... Y PATÉNTALO

Gregorio Rosmari ha sido ha atracado por quinta vez en lo que va de año. Harto de que le roben siempre en el mismo sitio, el metro o autobús, y con el mismo procedimiento (mano al bolsillo de la chaqueta), ha decidido actuar. Sabedor de su despiste permanente, se las ha ingeniado para meter el clásico "cepo atraparratones con cebo de queso de bola" en su bolsillo derecho.

El primer día ningún caco picó, pero el segundo sí. Se estaba subiendo al vagón en la estación Cualquiera cuando oyó el 'clac'. Una onomatopeya que le supo a gloria y más todavía cuando vio al pueril raterillo, con diente de oro y llanto de dolor, saltando y tratando de librarse de la trampa. Los viajeros que entendieron a la primera lo que estaba ocurriendo comenzaron a aplaudir y vitorear a Gregorio.

Pero la crónica no acababa aquí
. Al día siguiente pilló los dedos de otro raterillo, otro más una semana después; inventó otro artilugio, una cebolla untada en mantequilla cubierta con una finísima capa de un retén especial que... camufla el tacto del objeto. Cuando el delincuente lo saca la capa desaparece y produce la sensación de tener entre las manos algo asqueroso. El grito y/o vómito es instantáneo y la satisfacción de Rosmari mayor.

El caso es que le ha cogido el gusto a este asunto y se ha convertido en el peor enemigo de los ladronzuelos subterráneos. Al parecer, incluso, le han fichado en la Comunidad de Madrid para atraparlos y putearlos. Más cosas: otro compinche de Gregorio lo graba en vídeo y un realizador del metro las demás cámaras de vigilancia y 'realiza' el show. La historia termina aquí: Un canal de televisión se ha interesado por el formato. Rosmari será la sensación.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Me gustaría saber a qué se dedicaba antes Rosmeri. Quiero decir, seguramente el tío ya tendría madera de showman atrapaladrones, esas cosas no sobrevienen del día a la noche. NO sé, pienso yo.
Daniel Seseña ha dicho que…
Es/era perito transgénico. Me dicen que se formó en localización personal móvil, pero eligió la especialización de revisiones emuladas y terminó por peritarse a sí mismo... Ahí empezó toda su carrera realmente.
capitán garfio ha dicho que…
Y por qué canal lo echarán...???

Tal vez en el programa Metro-polis...???
Juana ha dicho que…
Pues no esta mal sacarle partido a las "manias" aunque sean "persecutorias" jeje
Lo mismo el canal "Metro de Madrid"
Juana ha dicho que…
Sigo, que se me ha ido el dedo por meterlo donde no debía jajajajaja

Lo mismo el canal "Metro de Madrid" lo pone en sus televisiones que a su vez están en el Metro de Madrid y así .... todo queda en casa.

Entradas populares de este blog

Un cruce figurado

Bloqueado, sin respuestas ni preguntas, con vista cansada y voz sin fuerza, como un fundido a negro (como se diría en modo audiovisual) y sin opción de empezar de cero en otra pantalla. Más o menos es el atuendo emocional con el que esa mañana se levantó Alexander. Y eso que el día anterior había sido de esos que enriquecen y dejan recursos para una larga temporada. Por ejemplo había vendido su última novela (El crimen y la gestión aparte) a su editora; la película de North, su mujer, titulada Sabias con más de un tema, estaba triunfando entre crítica y taquilla; la gotera del salón se había convertido en agua pasada; y por fin había llegado la lámpara alemana de los años 30 que compró a una "retroanticuaria" virtual. Pero la mente manda, con sus normas y tiempos.

North había salido temprano a una rueda de prensa y él tenía que terminar un artículo sobre ironía de la vida. Así que asumido el bloqueo bajó al Nitty a desayunar. En el fondo de un charco se encontró …

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Sin estridencias

En mitad de la carretera, a pie de asfalto... Ya no pincha, ni mucho menos corta. Pero toma postura y digiere la curva peligrosa.