Ir al contenido principal

BUSCAR ES PELAR FINO

Atención: Mirar antes de cruzar, un periodista con parche en el ojo, porque Carmen Orozco se suicidó, Picasso pinta pero con las manos... Pelis yonkis pelando la cebolla. Son los motores de búsqueda del viernes 19 de marzo. Un episodio más de aquello que busca la gente y aterriza sin querer en este blog por azar.

Y todos juntos construyen un sentido, eso sí, desconozco su dirección. Seran las pelis yonkis que de tanto pelar cebollas han dejado a los sentidos sin dirección. Porque, que alguien me explique este motor tan... gripado que alguien ha intentado arrancar. Mientras llega la respuesta, añado otro motor que se ha repetido y no una, sino varias veces: "Sin tanga en Nueva York"...

El/la responsable de la búsqueda en la Gran Manzana ha entrado, interpreto, en Periodismo Ficción a través del motor inicial. De ser así, y no otra persona que ha buscado en Google la misma composición, hago un llamamiento público para que dicho ser humano se manifieste con un comentario. Sería un placer escuchar su historia; también vale por mail.

Comentarios

OceanO ha dicho que…
Los caminos de Google son insospechados. A nosotros también nos llega cada búsqueda, que ya, ya.
Lo malo es que escribiendo una entrada sobre ello no haces sino lograr más visitas con esas cadenas de búsqueda...
Juana ha dicho que…
Eso eso ¡manifiéstate!¡manifiéstate!
S llegar aquí se llega, lo que no termino de pillar es el significado de lo que escribimos, pero .... todo se andará. Buscaré en La Gran Manzana.
Anónimo ha dicho que…
Pues si anda con los ojos bien abiertos como los de la foto y bucea por aquí, se dará cuenta de que ‘un tanga por un periodismoficción’ no es mal trato y sí buen plan.

Entradas populares de este blog

Un cruce figurado

Bloqueado, sin respuestas ni preguntas, con vista cansada y voz sin fuerza, como un fundido a negro (como se diría en modo audiovisual) y sin opción de empezar de cero en otra pantalla. Más o menos es el atuendo emocional con el que esa mañana se levantó Alexander. Y eso que el día anterior había sido de esos que enriquecen y dejan recursos para una larga temporada. Por ejemplo había vendido su última novela (El crimen y la gestión aparte) a su editora; la película de North, su mujer, titulada Sabias con más de un tema, estaba triunfando entre crítica y taquilla; la gotera del salón se había convertido en agua pasada; y por fin había llegado la lámpara alemana de los años 30 que compró a una "retroanticuaria" virtual. Pero la mente manda, con sus normas y tiempos.

North había salido temprano a una rueda de prensa y él tenía que terminar un artículo sobre ironía de la vida. Así que asumido el bloqueo bajó al Nitty a desayunar. En el fondo de un charco se encontró …

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Sin estridencias

En mitad de la carretera, a pie de asfalto... Ya no pincha, ni mucho menos corta. Pero toma postura y digiere la curva peligrosa.